Animales

Por qué los perros vomitan después de comer

Pin
Send
Share
Send
Send


Después de que nuestro perro come su comida, es de esperar que ésta se desplace rápidamente a través del esófago hacia su estómago, y después pase al tracto intestinal.

Por lo tanto, puede ser bastante sorprendente ver a nuestro perro vomitar el alimento no digerido, da igual si ocurre justo después de comer o varias horas después.

Pero si el perro vomita alimentos no digeridos, la causa podría ser algo tan leve como comer demasiado rápido, o deberse a problemas más graves, como una obstrucción.

Debido a que hay varias posibilidades, siempre es buena idea consultar a tu veterinario si tu perro continua vomitando comida sin digerir.

Causas de que un perro vomite comida sin digerir

Si el vómito ocurre a los pocos minutos después de comer, puede deberse a varias causas diferentes. Por ejemplo, si el esófago del perro pierde el tono, termina dilatándose, lo que hace que ya no sea eficiente empujando la comida hacia el estómago, es lo que se conoce como megaesófago, que hace que los perros regurgiten la comida poco después de comer.

Otras causas son: comer demasiado rápido, excitación, inflamación o estenosis del esófago, cuerpos extraños esofágicos o incluso tumores.

Por otra parte, esperamos que la comida que el perro ha comido en el desayuno, esté digerida y lista para salir del estómago a la hora de la cena, por eso sorprende que el perro la vomite sin digerir después de 6 o 10 horas después.

Hay varias causas que pueden provocar que un perro vomite alimentos no digeridos horas después de comer, pero solo un veterinario puede dar un diagnóstico preciso.

En algunos casos, puede ser un signo de obstrucción. El perro puede haber ingerido algo que puede estar interfiriendo con el paso normal de los alimentos, afectando a su motilidad.

Los perros con una obstrucción pueden vomitar, tener dolor abdominal, pérdida de apetito, dificultad para defecar, o en algunos casos, diarrea. Si sospechas que tu perro se ha tragado algo que puede estar produciendo una obstrucción, llévalo al veterinario inmediatamente.

A veces, los perros pueden tener problemas de motilidad que provocan una digestión más lenta. La presencia de comida sin digerir en el vómito puede, por lo tanto, indicar un problema de motilidad.

Esto puede resolverse alimentando al perro con una mayor cantidad de fibra, para ayudar a aumentar la motilidad al mover los alimentos hacia adelante.

En casos persistentes, los veterinarios pueden sugerir medicamentos para aumentar la motilidad para estimular la válvula estomacal.

¿Es vómito o regurgitación?

En el caso de que el perro expulse la comida no digerida justo después de haberla comido, existen posibilidades de que sea una regurgitación, en vez de un vómito. Vamos a ver la diferencia entre los dos.

La regurgitación es bastante pasiva, los perros simplemente bajan la cabeza y echan la comida sin digerir. La comida expulsada nunca ha llegado al estómago, y muchos perros se sienten tentados a volver a comerla ya que no está empapada de ácidos estomacales y aún puede tener un buen sabor.

En cambio, durante el vómito, los perros muestran síntomas de un dolor, tal vez babeen o estén más aprensivos, y finalmente empiezan las arcadas con fuertes contracciones estomacales, que resultan en el vómito de la comida sin digerir.

Es importante tener en cuenta que la regurgitación y el vómito no siempre pueden diferenciarse tan fácilmente. Hay casos en los que los perros pueden vomitar a los pocos minutos de comer, y casos en los que los perros pueden regurgitar horas o incluso días más tarde.

Si no estás seguro de lo que es, consulta a tu veterinario.

Transición a un nuevo alimento para perros

Los cambios repentinos al alimento de tu perro pueden causar problemas gastrointestinales, así que cambiar la comida del perro (la variedad o la marca) con demasiada rapidez puede irritar su estómago. Por encima de todo, es importante que la transición a un nuevo alimento para perros se haga con lentitud, generalmente a lo largo de 7 a 10 días. Antes de tomar la decisión de cambiar el alimento para perro, consulta a tu veterinario. Si sigues observando signos de problemas estomacales o si tu perro no deja de vomitar, debes llevarlo al veterinario lo antes posible. Podría tener una alergia o intolerancia alimenticia, o podría tener un problema más serio (un objeto extraño en el estómago, enfermedad sistémica, etc.).

Si iniciaste recientemente la transición a un alimento de marca Hill's®, asegúrate de comenzar poco a poco y aumentar gradualmente la cantidad hasta que sea la única comida que le ofreces.

Comer con rapidez por ansiedad

Aunque la mayoría de los papás de mascotas asumen que si un perro vomita después de comer puede tener sensibilidad a la comida, no necesariamente es así. La ansiedad o el temor pueden ser causas por las que el perro vomita después de comer. ¿Tu perro compite con otros perros de la casa por el alimento? Esta sensación territorial puede hacer que coma con más rapidez, sobrecargando el estómago y reduciendo la cantidad de saliva que normalmente traga con el alimento y que sirve como protección. Y al igual que con nosotros, el nerviosismo y el estrés pueden hacer que tu perro sienta náuseas y que aumente el ácido en su estómago.

Cuando los perros comen demasiado rápido, no se toman el tiempo para masticar los trozos de comida más grandes. También ingieren una cantidad de aire significativa, que puede regresar por regurgitación o como vómito. Si es posible, alimenta a un perro ansioso en un área separada, sin otros animales a su alrededor. Empieza con comidas pequeñas y ve aumentando hasta llegar a su cena normal una vez que notes que está tranquilo al comer.

Pueden existir otros problemas relacionados con la ansiedad de un perro que afecten su capacidad para digerir su comida. ¿Han ocurrido cambios en el hogar que puedan haber alterado su rutina? ¿Te has mudado o alterado tu horario de trabajo recientemente? Cambios como estos pueden poner ansioso a tu perro, y eso puede afectar a su sistema digestivo. Si sospechas que esta puede ser la razón por la que tu perro vomita después de comer, sigue demostrándole que lo amas. Elógialo, acarícialo y juega con él, y hazlo sentir que todo está bien. Lentamente, con el paso del tiempo, se adaptará a los cambios y volverá a ser él mismo. Aún es importante vigilar sus hábitos de alimentación para asegurarte de que no hay otro problema, si está ocurriendo con más frecuencia que una vez cada varias semanas, debes consultar al veterinario. El vómito debido a otros problemas de salud es más común que debido a la ansiedad.

Le encanta el sabor

De manera similar a cuando come con ansiedad, es posible que tu perro coma demasiado rápido si le encanta el sabor de su comida. Disfrutar de la comida no tiene nada de malo, pero es mejor que reciba toda la nutrición del alimento sin devolverlo.

Una manera de reducir esta tendencia es servirle porciones más pequeñas hasta que notes que naturalmente empieza a comer más lento. Otra opción es servirle comidas extendidas en un plato grande y plano o en una charola para hornear. Esto lo obliga a tardar más en encontrar e ingerir cada pieza, reduciendo así las probabilidades de que vomite después de comer. También hay juguetes especiales con desafíos que lo obligan a trabajar un poco más para sacar su comida. Usarlos es un buen ejercicio, pero también lo obliga a comer con más lentitud. Sólo asegúrate de controlar que se siga comiendo toda la comida y que no se frustre con su nuevo sistema para comer.

Recientemente comió pasto

Si bien los perros pueden comer pasto por varias razones y sin efectos negativos, los perros que no se sienten bien por otras razones pueden comer pasto y vomitar el contenido de su estómago, posiblemente eliminando lo que los hacía sentir enfermos. Una vez que tu perro vomite el pasto y la comida debe sentirse mejor y no debería necesitar atención médica adicional si simplemente tenía malestar estomacal. Pero recuerda mantenerlo hidratado y observarlo con cuidado para asegurarte de que el vómito no persiste y de que no tiene otro problema.

Si tu perro sencillamente no puede dejar de vomitar después de comer alimento y pasto, llévalo al veterinario o a la clínica de emergencias veterinarias lo antes posible. Podría tener otro problema. Puede tener una enfermedad infecciosa o sistémica, podría tener un cuerpo extraño en el estómago, o incluso podría tener un estómago torcido. Sea lo que sea, la atención rápida lo hará sentirse mejor.

Vómitos en los perros después de comer

Los vómitos en los perros después de comer siguen un patrón común: haber comido demasiada comida y/o haberlo hecho de forma excesivamente rápida. De manera que al cuerpo no le da tiempo a asimilarlo.

Si tu perro vomita con intensidad y regularidad es el momento de acudir al veterinario. Otras molestias que determinan que debes tratar el problema de lo vómitos de tu perro con un especialista son:

  • Aparición de diarreas
  • Pérdida de peso
  • Sangrado en los vómitos
  • Alteraciones en el apetito
  • Cansancio constante

Cómo preparar una dieta para perros con vómitos

Para acabar con los vómitos de tu perro antes de comer, trata de repartir más sus comidas durante el día. Reparte la dosis diaria en más tomas y prueba si se reducen los vómitos. En el caso de los vómitos después de comer, busca la manera de que tu perro coma más despacio.

Una buena idea es esconder el pienso en sus juguetes, o mojar su comida. Si aún así siguen los vómitos, deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Ayunas durante las siguientes 12 horas para evitar que se repitan. El agua no deberá faltarte a tu perro durante el ayuno.
  2. Dieta blanda. Pasado el ayuno, introduce alimentos que ayuden a tu mascota a digerir bien la comida. La pechuga, el arroz o las verduras cocidas, son algunos de los alimentos a introducir. Repártelos en tres comidas diarias y pequeñas porciones.
  3. A los tres días empieza a introducirle su comida habitual. Bien sea pienso o la dietas BARF para perros, tendrás que introducirlos de forma progresiva.

Recetas para perros con vómitos

A la hora de preparar una dieta para perros con vómitos es recomendable saber cómo hacerla tú mismo. Para ello, los ingredientes que tienes que emplear son:

  • 2 tazas de arroz
  • 2 pechugas
  • Verdura hervida (patata, zanahoria. )

El procedimiento para preparar la comida a tu perro si tiene vómitos es sencillo:

  1. Pon una olla con agua a calentar.
  2. Cuando hierva introduce los ingredientes y reduce el fuego al mínimo.
  3. Remueve los alimentos durante 20 minutos.
  4. Apaga el fuego y deja que la comida se enfríe.
  5. Repártelo y dáselo a tu perro. Si lo consideras necesario podrás colar el agua.

Recuerda que las dosis han de ser pequeñas para evitar que los vómitos vuelvan a aparecer. Si los vómitos en tu can no desaparecen tendrás que visitar a tu veterinario. Éste te ofrecerá soluciones en base a las características de tu perro.

¿Por qué vomitan los perros?

El vómito puede aparecer en los perros por gran variedad de razones, algunas más graves que otras. La mala dieta es una de las razones por la que vomitan los perros, y puede ser consecuencia de comer restos de la basura o comida de la mesa.

Sin embargo, los vómitos también pueden ser causados por algo más grave como una ingestión de toxinas, una obstrucción gastrointestinal, pancreatitis y más.

El vómito es uno de los signos más comunes de enfermedad reportados por los dueños de los perros, y puede o no acompañarse de diarrea, pérdida de apetito y letargo. No sólo es importante entender por qué tu perro vomita, también lo es saber cómo actuar cuando está vomitando.

Qué hacer cuando tu perro vomita

Un episodio o dos de vómito no son, necesariamente, causa de alarma. ¿Llamas a tu médico cada vez que enfermas del estómago? Por supuesto que no. Sin embargo, es importante tomar precauciones adicionales cuando un perro está enfermo porque los perros no pueden decirnos cómo se sienten realmente. De hecho, los perros ocultan a menudo sus enfermedades durante el mayor tiempo posible y actúan como si se sintieran bien cuando realmente no lo están.

Si tu perro vomita, lo primero que tienes que hacer es echar un vistazo a la sustancia que ha vomitado. ¿Hay entre el vómito de tu perro piezas de juguetes, ropa u otro material no comestible? Es bueno que guardes en una bolsa los objetos extraños que encuentres porque tu veterinario puede necesitar verlos. Toma nota de la hora en que apareció el vómito por si necesitas recordarlo más tarde.

Cuando un perro vomita, es mejor no darle comida durante un par de horas y observar. Si el letargo, la falta de apetito, la diarrea u otros signos de enfermedad acompañan al vómito, toma nota de esto también y NUNCA administres medicamentos a tu perro sin la prescripción médica y el asesoramiento de tu veterinario.

¿En qué casos debes llevara tu perro a la consulta del veterinario?

Si alguna de las siguientes circunstancias aparece, debes contactar de inmediato con tu veterinario:

    El vómito se repite con frecuencia durante varias horas segu >

Si tu perro vomita una vez pero actúa de manera completamente normal, probablemente pueda reanudar su rutina de alimentación dentro de las siguientes 6 a 12 horas o cuando le corresponda su próxima comida.

¿Cuál es la diferencia entre vómito y regurgitación?

Es importante saber la diferencia entre el vómito y regurgitación en nuestro perro, porque son síntomas de diferentes enfermedades y debemos poner atención y saber distinguirlos para actuar adecuadamente en cada caso.

El vómito es la expulsión por la fuerza del contenido del estómago hacia el esófago y a través de la boca.

Pin
Send
Share
Send
Send