Animales

Qué puedo hacer si mi perro tiene diarrea

Pin
Send
Share
Send
Send


La eclampsia es una carencia importante de calcio de la perra que amamanta y se reconoce por la fiebre, un nerviosismo inusual y espasmos cuando la enfermedad se agrava

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Última actualización: 17 de agosto de 2015

La eclampsia, o fiebre de la leche, es una grave enfermedad que sufren las hembras lactantes cuando no tienen suficiente calcio en su sangre. También la padecen algunas perras preñadas, antes incluso de parir a sus cachorros. Es crucial aprender a reconocer la eclampsia en la perra, con síntomas como la fiebre, las convulsiones y problemas al andar, ya que, si no se detecta a tiempo, esta dolencia puede provocar la muerte de nuestra perra.

La eclampsia o fiebre de la leche es la carencia de calcio que afecta a las perras lactantes. Este es uno de los nutrientes esenciales que precisan los hambrientos cachorros neonatos y que la madre canina trata de facilitarles en la cantidad que necesitan. Sin embargo, debilitada tras el parto, su cuerpo no siempre produce el calcio a la misma velocidad que lo demanda la camada. Aprender a reconocer los síntomas de esta enfermedad es esencial, ya que si no se trata a tiempo, la eclampsia puede provocar el fallecimiento de la perra.

Reconocer la eclampsia en la perra

La eclampsia o fiebre de la leche, que afecta a dos de cada mil mujeres embarazadas -según los datos de la revista científica 'Med Friendly'-, no es una dolencia exclusiva de las personas, sino que también afecta a otros mamíferos, como el perro. Entre los síntomas para reconocer la enfermedad, destacan el nerviosismo y una anormal excitación en la perra lactante, signos que pueden avisar de que sufre un déficit de calcio en la sangre. Los jadeos excesivos y el estrés del animal son consecuencia de un desarrollo inicial de la eclampsia.

Un nerviosismo exagerado o pequeños fallos al andar son síntomas de la eclampsia en el perro

"Es más frecuente en perras de tamaño pequeño que paren varios cachorros", señala el veterinario Fausto Andrés, del Nexo Centro Veterinario Punta, en Huelva. Sus cuerpos no son tan fuertes o se cansan con mayor celeridad ante las exigencias de su hambrienta prole, que acaba con los depósitos de calcio de la hembra.

La carencia de calcio impide el normal funcionamiento del cuerpo de la perra y afecta de forma especial a sus músculos, al causar temblores y espasmos. Incluso el animal caminará de un modo descoordinado. La escasez de calcio explica además que, en ocasiones, la hembra lactante pierda el interés por los cachorros que amamanta y que tanto le exigen.

Fiebre en la perra con eclampsia

La eclampsia provoca en la perra fiebre y convulsiones, que desencadenan una parada cardiaca

Una carencia prolongada de calcio en la sangre agrava los problemas para la hembra: sube de forma notable la temperatura corporal -"por eso a la eclampsia también se la conoce como la fiebre de la leche", apunta el veterinario- y la respiración es cada vez más dificultosa. Incluso provoca convulsiones acompañadas de contracciones de los músculos de su cuerpo y son posibles las pérdidas de conocimiento. La perra puede morir de agotamiento si no se aplica el correcto tratamiento.

Estos continuos espasmos pueden desencadenar un paro cardiaco a las pocas horas de comenzar. La gravedad de los síntomas de la eclampsia obliga a reforzar la vigilancia durante el embarazo y la lactancia de la perra, además de hacer necesario acudir con urgencia al veterinario ante cualquiera de estos indicios.

La eclampsia de la perra es una grave enfermedad

"La hembra lactante necesita calcio para formar la leche y su cuerpo lo obtiene de su sangre y huesos", explica el veterinario Fausto Andrés, del Nexo Centro Veterinario Punta, en Huelva. El embarazo es, junto con la lactancia, una de las etapas de la vida en la que más requerimiento de energía se precisa. Los fuertes cambios que experimenta el cuerpo de la hembra para alojar a los cachorros que crecen en su útero requieren dosis de nutrientes extra, que el dueño debe suplir con ciertos cuidados específicos en la alimentación de la perra gestante.

Tras el parto, sin embargo, no acaba el trabajo para el animal. La producción de leche para amamantar a la hambrienta camada supone un desgaste faraónico para el cuerpo de la perra, ya debilitado por las nueve semanas de la gestación. La lactancia es un trabajo extenuante que durará, al menos, otras seis semanas.

Una hembra de perro con eclampsia no es capaz de suministrar a sus cachorros todo el calcio que necesitan

Una hembra de perro que padece eclampsia pierde la facultad de suministrar el calcio con la urgencia que exigen sus cachorros. Recurrirá, por tanto, a las reservas de este mineral presentes en su propia sangre.

Cuando los niveles de calcio en la sangre del animal bajan demasiado, pueden causar graves daños a nuestra mascota. "Si no se actúa pronto, la eclampsia dañará el sistema nervioso de la perra y puede provocar, incluso, su muerte", advierte Andrés.

Los cachorros de una perra con fiebre de la leche

Los hambrientos cachorros lactantes requieren mucho de su madre, más de lo que una hembra que padece fiebre de la leche es capaz de darles. Separar a la camada de la perra de forma temporal puede ayudar a que nuestra amiga de cuatro patas se recupere, si bien no es sencillo que una perra acceda a alejarse de sus cachorros neonatos, a no ser que el animal pierda el interés por ellos a causa de la enfermedad.

En caso de permanecer juntos, el dueño debe extremar la vigilancia sobre la camada e impedir que accedan a los pezones de la perra para amamantar. Una alimentación específica para los cachorros lactantes puede suplir, en este caso, los requerimientos de alimentación de los pequeños.

Tratamiento y prevención de la eclampsia en la perra

Cualquier síntoma de la eclampsia es motivo suficiente para realizar una rápida visita al veterinario. A menudo, un análisis de sangre basta para medir la concentración de calcio en la perra y diagnosticar de forma adecuada la enfermedad.

El médico canino también podrá aconsejar acerca de los tratamientos más adecuados para la perra, que dependerán de la gravedad de la eclampsia. "Suministrar calcio a través del suero suele ser suficiente para recuperar los niveles que la perra precisa", asegura el veterinario Fausto Andrés.

Algunos suplementos especiales de leche resultan beneficiosos para las hembras que padecen eclampsia, por lo que conviene añadirlos a la dieta habitual de una perra en estado de gestación. La vitamina D ayudará a que el cuerpo de la perra absorba parte del calcio que precisa. Los aportes de minerales inyectados son otra forma de añadir el calcio que necesita la perra enferma.

Cómo saber si mi perro tiene diarrea

Si tu perro tiene diarrea, la caca líquida o sin consistencia será la señal más evidente. También es normal que, igual que cuando nos pasa a los humanos, haga caca más a menudo y no pueda aguantar hasta el siguiente paseo. Si tu perro tiene diarrea y se lo hace en casa, no le regañes.

Si la diarrea es leve, no habrá nada más allá. Pero si es síntoma de una enfermedad, puede que vaya acompañada de fiebre, vómitos, decaimiento o gases. En ese caso, es importante ir al veterinario cuanto antes.

Causas que provocan que mi perro tenga diarrea

La mayoría de las veces, cuando la diarrea es pasajera se debe a una indigestión. Hay muchas personas que creen que los perros pueden comer cualquier cosa. “Cuando yo era joven tenía perros y comían sobras y huesos y no les pasó nada”, ¿cuántas veces lo habremos oído? Pero sí, aunque crean que no, sí les pasó: seguro que esos perros no vivieron más de 6 – 7 años como mucho, cuando un perro bien alimentado puede doblar esa edad.

¡No! Tu perro no debe comer cualquier cosa, esto les hace daño al sistema digestivo. Algunas causas de diarrea en perros son:

  • Azúcar
  • Alimentos en mal estado
  • Cambios drásticos y mal planificados en su dieta
  • Plantas venenosas
  • Infecciones
  • Enfermedades renales
  • Tumores
  • Nervios/estrés
  • Intolerancias alimentarias
  • Embutidos
  • Leche de vaca. ¿Sabías que la mayoría de perros son intolerantes a la lactosa?
  • Chocolate
  • Comer restos de la basura
  • Tragar objetos por accidente
  • Parásitos
  • Cáncer
  • Alergias
  • Efectos secundarios de medicación
  • Enfermedades del hígado
  • Síntomas secundarios de otras muchas patologías

De hecho, de toda esta lista, la diarrea no será la única consecuencia: podría haber muchas peores. Por eso es tan importante que cuides bien a tu mascota y no le des de comer lo que no debe.

Mi perro tiene diarrea, ¿qué hago?

¿Qué hacer si mi perro tiene diarrea? Lo primero que debes hacer es observar el color de las heces: si tienen color rojizo, negro o directamente sangre, acude inmediatamente al veterinario, especialmente si es un cachorro.

Haz memoria: ¿has visto a tu perro comer algo que no debiera recientemente? En la calle, o algo de la basura, o quizás algo tóxico. Si ha ingerido algún alimento o sustancia dañina, ayudará mucho al veterinario que le des el máximo posible de información.

Si el color de las heces es normal, deja a tu perro en ayunas 24 horas si es adulto, 12 si es un cachorro. ¡Pero recuerda! En ayunas significa no comer nada, pero agua SÍ le debes poner siempre. De hecho, es especialmente importante que te asegures de que se hidrate bien si tiene diarrea. Acabar en un estado de deshidratación empeorará muchísimo su estado. Haz que beba poquito pero con mucha frecuencia.

Si pasado el tiempo de ayuno la diarrea no ha remitido, entonces acude al veterinario, porque será síntoma de una enfermedad y necesitará tratamiento. ¡Nunca mediques a tu perro por tu cuenta!

Las causas de la diarrea con sangre

La diarrea, consistente en la evacuación frecuente de heces líquidas, es un síntoma inespecífico, lo que quiere decir que puede deberse a diferentes causas, por lo que tenemos que prestar atención a otros signos y practicar varias pruebas para llegar a un diagnóstico. La presencia de sangre, y si esta es fresca (se verá roja en las heces) o digerida (marrón oscuro) puede ayudar a determinar la causa.

Entre las causas más frecuentes podemos citar las siguientes:

  • Parásitos: los parásitos internos, por el daño que causan en el sistema digestivo, pueden provocar un ligero sangrado y una diarrea, generalmente sin ningún otro síntoma. En muchas ocasiones van a poder verse al microscopio o incluso a simple vista. Hay productos específicos para combatirlos y se pueden administrar varias veces al año como preventivo.
  • Enteritis: son inflamaciones intestinales que también pueden tener diversas causas, como puede ser la ingesta de algún cuerpo extraño o de un alimento que le sienta mal al perro. Un día de diarrea, incluso con sangre, sin mayor sintomatología, no tiene por qué revestir gravedad y el trastorno va a remitir solo pero en el caso que nos ocupa de perras embarazadas, cachorros o animales con alguna otra enfermedad previa sí hay que acudir al veterinario.
  • Infecciones víricas o bacterianas: enfermedades tan graves como la parvovirosis o la leptospirosis pueden provocar una diarrea con sangre. Se distinguen porque van a acompañarse de otros síntomas como vómitos, apatía o fiebre. Requieren una rápida intervención veterinaria y la administración de fluidoterapia y antibióticos.
  • Intolerancias o alergias alimentarias: la reacción a algún componente de los alimentos, por ejemplo una proteína, como si se tratase de un agente patógeno, provoca diferentes síntomas entre los que se encuentra la diarrea, aunque son más corrientes las patologías dermatológicas.
  • Intoxicaciones o fármacos: la ingesta de algún producto venenoso o incluso de determinados medicamentos puede provocar una diarrea con sangre. Debemos acudir a nuestro veterinario para que decida el tratamiento, que va a depender de la sustancia ingerida y del grado de intoxicación. Si podemos debemos informarle o llevarle al veterinario una muestra de la sustancia en cuestión.

La diarrea puede presentarse de forma aguda (repentina) o crónica (mantenida en el tiempo). Vistas las causas más comunes de la diarrea, ¿que hacer si mi perra está embarazada y tiene diarrea con sangre? Lo vemos en el siguiente apartado.

Qué precauciones tomar si tu perro tiene diarrea y es cachorro

Como decíamos, la diarrea es pasajera y leve en la mayoría de los casos, que remite sin tratamiento en pocas horas. Pero si tienes un cachorro, debes tener especial cuidado. Si tu perro aún no ha sido vacunado, la diarrea puede ser síntoma de una infección por parvovirosis o moquillo, estas enfermedades son graves y la diarrea puede deshidratarlos con gran rapidez.

Si ya tiene sus vacunas puestas, al llevar poco tiempo contigo, puede que no sepas si sufre ciertas alergias o intolerancias a alimentos, eso podría estarle provocando la diarrea. ¡Ve al veterinario!

En general, recuerda que los cachorros necesitan un cuidado especial, ya que son más frágiles y vulnerables a enfermedades. La diarrea o cualquier otra dolencia les afectará más que a un perro adulto.

La diarrea en el embarazo

En primer lugar debemos asegurarnos de que lo que ha expulsado nuestra perra embarazada es diarrea y no líquido, flujo o mucosidad procedente de su útero, lo que podría indicarnos algún problema o parto inminente. Si estamos seguros de que nuestra perra que está embarazada tiene diarrea con sangre y se trata de una emisión puntual no debemos preocuparnos pero si las deposiciones con sangre se repiten durante ese día o los siguientes y encima observamos otros síntomas como pueden ser vómitos, apatía, fiebre o deshidratación debemos acudir al veterinario para que sea él quien determine la causa y establezca el tratamiento adecuado.

Para ello puede valerse de la observación de una muestra de heces al microscopio, de análisis de sangre, radiografías o incluso endoscopia, dependiendo de la sintomatología. El principal problema que nos vamos a encontrar al tratar a una perra embarazada van a ser los efectos secundarios que pueden tener los medicamentos sobre los cachorros en formación.

Es por ello que el veterinario tiene que valorar cuidadosamente las ventajas y los inconvenientes que para ella y los bebés van a tener los medicamentos posibles, teniendo en cuenta el diagnóstico al que ha llegado y la edad de los cachorros, ya que no todas las fases del embarazo suponen los mismos riesgos. Como vemos, es un tema complejo que debe resolver el veterinario. Nunca, en ningún caso, ni aunque conozcamos la causa de la diarrea, debemos medicar a una perra embarazada, pues los fármacos pueden provocar abortos o malformaciones en los fetos.

Curar la diarrea de tu perro paso a paso

Si tu perro tiene diarrea persistente, debes darle el tratamiento que el veterinario te haya recetado. Pero hay algunas cosas que puedes hacer en casa, además de darle la medicación, para acelerar el proceso:

  1. Dale dieta blanda. Puede ser comida húmeda comprada, baja en grasas y fácil de digerir. Si prefieres hacerle tú mismo la comida, puedes hervir un poco de arroz y pollo, siempre sin sal. Dásela en raciones pequeñas y ve observando cómo reacciona.
  2. Según vayas viendo que le sienta bien, puedes ir reintroduciendo poco a poco su pienso habitual, hasta eliminar por completo su dieta blanda y volver a la normalidad.
  3. La dieta blanda puede hacer que sus heces cambien de forma temporal. Quizás sea más clara que su caca normal. No te asustes, es normal y pasará cuando vuelva a su dieta de siempre.
  4. Puedes utilizar, como complemento, probióticos para perros. Ayudan a restablecer la flora intestinal y aceleran el proceso de curación.

Si tu perro tiene diarrea, esperamos que nuestros consejos ayuden a que se ponga bueno lo antes posible.

Cómo prevenir la diarrea en las perras embarazadas

Mejor que tratar a una perra que está embarazada y tiene diarrea con sangre es prevenir. Para ello podemos tomar nota de las siguientes recomendaciones:

  • Desparasitación: debemos seguir un calendario de desparasitaciones según nos marque nuestro veterinario. Antes de permitir que nuestra perra se embarace tenemos que desparasitarla, repetir esta desparasitación una dos semanas antes del parto y continuarla, también cada dos semanas, mientras dure la lactancia, con el fin de mantener la carga parasitaria al mínimo posible. Si recogemos a nuestra perra ya preñada debemos consultar con nuestro veterinario la posibilidad de desparasitarla.
  • Alimentación: no olvides que la alimentación de una perra embarazada es específica, por ello, se recomienda que las hembras gestantes se alimenten con un pienso para cachorros, ya que es una etapa en la que sus requerimientos nutricionales van a variar. Evitemos darle otros alimentos que puedan sentarle mal.
  • Seguridad: es muy importante mantener un entorno seguro para que nuestra perra no tenga acceso a ningún tóxico. Estas precauciones las debemos tener también durante los paseos, impidiendo, así que pueda ingerir algún veneno.
  • Vacunaciones: es muy importante respetar el calendario de vacunas ya que hay algunas enfermedades, como la tan temida parvovirosis, que no tienen cura pero sí se pueden prevenir administrando la vacuna. Antes de dejar que una perra se quede embarazada debemos asegurarnos de que está correctamente inmunizada.
  • Medicaciones: nunca debemos darle fármacos a una perra embarazada, aunque sean medicamentos que conozcamos o ya haya consumido pues, en el embarazo, estos mismos medicamentos pueden provocar graves consecuencias.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perra está embarazada y tiene diarrea con sangre - Causas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del embarazo.

– Contaminación alimentaria

Es complicado imaginarse un perro sin olisquear y morder cualquier cosa que se encuentre por casa o por la calle. En ocasiones, estos elementos que se llevará a la boca pueden ser sustancias tóxicas o químicas:Lejía, matarratas, detergentes, etc., son algunos ejemplos de estos componentes perjudiciales para la salud de nuestro can. Sin ninguna duda, en el caso de que sospechemos que nuestra mascota ha podido ingerir una sustancia de este tipo, debemos acudir al veterinario inmediatamente.

Por otro lado, la ingesta de determinados alimentos que para los humanos son aptos, pueden provocar la diarrea en los canes. Es el caso del chocolate, las uvas, el aguacate, la cebolla y los ajos. ¡Mantén estos alimentos fuera de su alcance!

– Giardia canina y otros parásitos

La giardia es un parásito que se introduce en el intestino de nuestra mascota. Provoca una de las diarreas más duras y malolientes que puede sufrir el can. La intervención del veterinario de confianza es clave para que el perro supere la giardia de forma satisfactoria. ¡Cuidado porque se puede transmitir de animales a humanos!

Otros parásitos que provocan la diarrea en perros son las lombrices intestinales y el clostridium.

– Tras el ayuno, dieta blanda

Tal y como hacemos con nosotros mismos cuando sufrimos este síntoma, la dieta que ha de seguir nuestro can tras el ayuno debe de ser blanda. De esta forma, lograremos que, paulatinamente, este trastorno vaya extinguiéndose.

¿Qué alimentos son los más recomendados en este sentido? El pollo (sin piel), el arroz, la pasta y el puré de patatas lideran la dieta blanda que debemos darle a nuestro perro. Como alimentos prohibidos contemplamos los productos lácteos, la carne roja y aquellas comidas con grandes dosis de grasa.

5. Cuidados de la perra primeriza en el posparto: tranquilidad

Como las madres recientes y sus bebés humanos, las perras y sus cachorros necesitan tranquilidad durante el posparto. La cama de la camada debemos colocarla en un lugar sosegado, que no sea de paso para el resto de la familia humana. Pero nunca demasiado alejado: los garajes no son recomendables.

Además, las visitas a los cachorros de personas puede excitar a la perra durante el posparto: mejor dejarla tranquila y respetar la intimidad de la familia canina.

¿Y si mi perra ha ten >

La cirugía de un parto por cesárea en perros necesita unos cuidados específicos de la herida. Los consejos son los siguientes:

    Limpiar la her > Algunos veterinarios no aconsejan que la perra amamante a sus cachorros tras un parto con cesárea. El motivo es que la herida quirúrgica puede sufrir daños. En este caso, la alimentación de los cachorros deberemos hacerla con leche para perros recién nacidos.

Pin
Send
Share
Send
Send