Animales

Causas principales de las pupilas dilatadas en gatos

Pin
Send
Share
Send
Send


Además del lengua corporal, los gatos utilizan sus ojos para comunicarse con nosotros, otros gatos y animales de distintas especies. Para muchos la mirada de un felino es una de las más misteriosas debido a la forma tan característica de sus pupilas pero, ¿qué ocurre cuando estas se muestran completamente redondas? En general, las pupilas de los gatos suelen semejarse a una línea vertical, no a un círculo, por lo que no es de extrañar que al presenciar este cambio los tutores se alarmen. En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos sobre esto y explicaremos por qué tu gato tiene las pupilas muy dilatadas, ¡sigue leyendo!

Significado de las pupilas de los gatos

A lo largo de los años el gato doméstico ha ido evolucionando y adaptando algunos de sus hábitos naturales, y un ejemplo de ello es su preferencia de caza. Debido a los peligros que los acechaban, los ancestros de los actuales gatos eran animales nocturnos que aprovechaban la oscuridad de la noche para alimentarse y, a la vez, protegerse de posibles depredadores. Esto era posible gracias a la anatomía de sus ojos, la cual proporciona a este animal una excelente visión nocturna. Para ello, el felino dilata la pupila todo lo posible con el objetivo de favorecer la entrada de la mayor cantidad de luz. Además, en los ojos se encuentra un tejido denominado tapetum lucidum que, de forma resumida, permite absorber y retener la luz antes de alcanzar la retina, hecho que garantiza una visión mucho más aguda por la noche.

Durante el día, el gato contrae la pupila y la mantiene más o menos cerrada en función de la cantidad de luz que haya. Así, en general, encontramos las pupilas de los gatos con tres formas distintas:

  • Pupila vertical. Está contraída para evitar una entrada excesiva de luz, ya que de lo contrario el animal se deslumbraría por completo.
  • Pupila elíptica. Está parcialmente dilatada.
  • Pupila redonda. Sucede cuando la pupila del gato está totalmente dilatada, principalmente, en espacios u horarios de poca luz.

Sin embargo, la entrada o no de la luz no es el único motivo que lleva al gato a contraer o dilatar sus pupilas, puesto que en muchas ocasiones lo hace como acto reflejo que muestra su estado de ánimo o de salud. A continuación exponemos estas causas.

¿Por qué mi gato tiene pupilas redondas?

Una vez explicada la función de las pupilas en cuanto a la entrada de luz, algo totalmente natural y propio de la mayoría de los animales, es importante resaltar que la dilatación de las pupilas también puede deberse a otros factores. Así, las respuestas a por qué tu gato tiene las pupilas dilatadas son numerosas y pueden estar relacionadas con situaciones o reacciones a problemas de salud. Centrándonos en aquellas causas relacionadas con las emociones y los sentimientos, las pupilas redondas en los gatos expresan:

  • Excitación: cuando el animal se encuentra muy excitado y nervioso, por ejemplo, durante una sesión de juego, es habitual verlo con las pupilas redondas o elípticas. Sin embargo, la excitación no siempre sucede por estímulos positivos, ya que también puede producirse por estrés o ansiedad.
  • Satisfacción: en situaciones que le producen felicidad, el gato también dilata sus pupilas como acto reflejo. Un ejemplo puede ser cuando llenamos su cuenco de comida.
  • Miedo: el gato tiene las pupilas dilatadas y los ojos muy abiertos. Esta es una clara señal de miedo y temor, que puede producirse por un cambio, un ruido fuerte, una situación, etc.
  • Agresividad: los gatos dilatan sus pupilas cuando miran fijamente a su presa y se disponen a atacar, por lo que si observas al tuyo en una actitud similar, se siente amenazado y piensa defenderse.

Aunque algunas de las causas que explican por qué un gato tiene las pupilas redondas son positivas, es importante resaltar que esta no es la forma habitual. En cualquiera de los casos la dilatación indica que el animal no está relajado, y si ocurre porque está jugando o practicando alguna actividad buena para él, no debemos preocuparnos, pero si gran parte del día observamos sus pupilas dilatadas debemos empezar a pensar que el estado de nuestro gato no es el adecuado. Es posible que el animal esté estresado por algo, no se sienta cómodo ni seguro, y es nuestro deber encontrar la razón que lo está perturbando para tratarla y devolverle la estabilidad emocional. Para ello, recomendamos visitar el artículo "Cosas que estresan a los gatos".

Por otro lado, es importante resaltar que cada gato es un mundo y pueden desarrollar formas de comunicación propias, de manera que no siempre las pupilas dilatadas son motivo de alerta. Con esto no queremos decir que no debamos dar la importancia que merece, sino que es fundamental conocer a nuestro felino, su carácter, comportamiento y reacciones para aprender a identificar una señal de alerta. Así mismo, existen razas de gatos con predisposición a mostrar las pupilas elípticas o dilatadas sin que eso suponga un problema subyacente, como el gato británico de pelo corto.

Gato con las pupilas dilatadas por problemas de salud

Hay ciertas patologías y afecciones que muestran en su sintomatología la dilatación de las pupilas, por lo que si la luz que hay en el ambiente es normal, no hay factores estresantes ni estimulantes pero, aún así, el gato tiene las pupilas redondas, es momento de pensar en su estado de salud, sobre todo si es de edad avanzada. Las afecciones y enfermedades más comunes que presentan la dilatación de las pupilas como síntoma son:

  • Glaucoma
  • Uveítis
  • Insuficiencia renal
  • Hipoglucemia
  • Virus de la leucemia felina (FelV)
  • Algunos tipos de cáncer
  • Envenenamiento
  • Traumatismo en la cabeza
  • Molestias o lesiones oculares
  • Anisocoria

En los siguientes apartados haremos especial hincapié en algunos de estos problemas que, además, nos ayudan a entender por qué un gato tiene las pupilas dilatadas y no se mueve.

Anisocoria en gatos: una pupila más grande que la otra

La anisocoria en gatos es la condición por la cual es animal presenta las pupilas desiguales, de tal modo que una de ellas se muestra más o menos dilatada que la otra. Este problema no solo afecta a los gatos, puesto que también puede ocurrir en otros animales, incluyendo al ser humano. En determinadas situaciones puede ser habitual esta diferencia, sin embargo, cuando la condición se torna permanente, no es normal y debemos actuar.

Para saber si el gato sufre este problema, nos fijaremos en los signos más habituales. Además de la evidente asimetría de las pupilas, otro síntoma de anisocoria en gatos tiene que ver con el evidente malestar ocular, por lo que es común ver al animal afectado rascarse los ojos a menudo y de distintas maneras. Así mismo, en la mayoría de casos, otro signo presente en la anisocoria es la coloración azulada de los ojos, que los muestra opacos y/o enrojecidos. También es posible observar la presencia de legañas o secreciones abundantes, las cuales no permiten abrir el ojo con normalidad. Todos estos síntomas pueden perjudicar la visión del animal, por lo que es probable que se choque con objetos o muebles, que camine raro o desorientado. La apatía y el decaimiento suelen aparecer como consecuencia del malestar general.

La anisocoria es un síntoma que puede desarrollarse a raíz de otras enfermedades o problemas oculares, como por ejemplo la leucemia felina, úlceras corneales o uveítis. Por ello, si tu gato tiene las pupilas dilatadas de forma asimétrica, deberás acudir al veterinario para encontrar la causa subyacente, ya que el tratamiento dependerá de ella.

Pupilas dilatadas en gatos por glaucoma y otras patologías oculares

El glaucoma en los gatos es una enfermedad que implica el aumento de la presión del fluido que se encuentra dentro del ojo (humor acuoso). En los ojos de los gatos, y en los nuestros, hay canales de drenaje que, si se bloquean, hacen que el humor acuoso se acumule y, por ende, la presión intraocular aumente, provocando el glaucoma y otros problemas derivados del mismo, como ceguera.

No obstante, el glaucoma no es la una afección ocular que puede provocar dilatación en las pupilas de los gatos. Así mismo, esta patología también puede aparecer como consecuencia de otra, por lo que es fundamental revisar todos los problemas oculares que pueden tener como síntoma pupilas redondas:

  • Desprendimiento de retina
  • Uveítis
  • Atrofia progresiva de retina
  • Trastornos del nervio óptico
  • Lesión corneal
  • Tumor ocular
  • Cataratas

Gatos con pupilas dilatadas por insuficiencia renal

Como ocurre en los casos de glaucoma o anisocoria, los gatos de edad avanzada son los más propensos a sufrir insuficiencia renal. Sin embargo, también es posible observar esta patología en gatos más jóvenes, por lo que no debemos descartarla si los síntomas coinciden. Aunque puede resultar extraño relacionar la insuficiencia renal con la dilatación de las pupilas, lo cierto es que hay una buena justificación para ello. Cuando un gato sufre insuficiencia renal también padece hipertensión que, a su vez, provoca algunos problemas oculares como hemorragia, desprendimiento de retina, ceguera, etc. Por este motivo, el gato puede dilatar sus pupilas y convertirse este signo en un síntoma más de la enfermedad.

Además de los problemas oculares y la dilatación pupilar, los síntomas de la insuficiencia renal en gatos que pueden alertarlos de su presencia son los siguientes:

  • Apatía
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Polidipsia y poliuria (beber y orinar mucho)
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Caída excesiva del pelo
  • Deshidratación
  • Mucosas pálidas

Si tu gato tiene las pupilas dilatadas y no se mueve, es posible que esta sea la causa. La insuficiencia renal debe tratarse de inmediato puesto que se trata de una patología grave que puede acabar con la vida del animal. Para más información, revisa nuestro artículo "Insuficiencia renal en gatos - Síntomas y tratamiento" y consulta con tu veterinario, especialmente si tu minino tiene más de 7-8 años y presenta alguno o varios de los síntomas mencionados.

Consejos para limpiar los ojos de un gato

Aunque hemos visto que las causas que explican por qué un gato tiene las pupilas dilatadas son muchas y no necesariamente implican una falta de limpieza, siempre es recomendable mantener una buena higiene de esta parte del cuerpo para evitar irritaciones o problemas causados por la suciedad. A continuación compartimos algunos consejos:

  • Si el gato produce muchas legañas, se deberán retirar cada mañana con una gasa estéril y suero fisiológico o manzanilla en su defecto.
  • Es bueno fijar una rutina de limpieza de las zonas más delicadas, como ojos y oídos, desde cachorros. Para gatos adoptados, también es importante este punto, siempre poco a poco y mediante el refuerzo positivo.
  • Si el pelo que se encuentra alrededor de los ojos es demasiado largo, se deberá recortar para evitar que penetre en los ojos y produzca alguna lesión.
  • Si el gato presenta secreción ocular, inflamación, enrojecimiento o picor excesivo, se debe llevar lo antes posible al veterinario.

En nuestro artículo "¿Cómo limpiar los ojos a un gato?" detallamos todo el material necesario para su higiene, pasos a seguir y recomendaciones.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gato tiene las pupilas dilatadas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas oculares.

Características de las pupilas de los gatos

Las pupilas de cualquier animal pueden hacerse más pequeñas en condiciones de mucha luz, algo que se conoce como miosis pupilar, o pueden dilatarse si hay poca con el fin captar la mayor cantidad de luz posible, lo que se llama midriasis de la pupila. En el caso del gato, además, tenemos que hablar del tapetum lucidum, que es un tejido que le es especialmente útil en condiciones de poca luz ya que la refleja, por poca que sea.

Además, las pupilas felines tienen otra particularidad: y es que en estado normal son verticales, sean rectas o elípticas.

¿Qué significa la forma de las pupilas de los gatos?

Dependerá de cómo estén:

  • Recta vertical: cuando hay exceso de luz, la pupila se reduce todo lo posible para evitar daños en el ojo.
  • Elíptica vertical: es la posición normal, cuando hay una cant >¿Por qué mi gato tiene las pupilas dilatadas?

Un gato puede tener las pupilas dilatadas por distintas causas:

    Emociones: miedo, agresiv >¿Cuándo llevarlo al veterinario?

Como hemos visto, un gato puede tener las pupilas dilatadas por diversos motivos. Pero si aparte de esto vemos que presenta otros síntomas como bultos, vómitos, pérdida de apetito, u otros, será muy importante llevarlo al veterinario para que nos diga exactamente qué le ocurre y cómo tratarlo.

Así pues, en caso de duda siempre será mejor consultar con un profesional. La salud del gato depende de ello.

LAS PUPILAS DILATADAS EN GATOS

Según la cantidad de luz que haya, las pupilas de los gatos se contraen o se dilatan para dejar pasar más o menos luz, justo la necesaria para crear una imagen en la retina. La naturaleza cazadora de los gatos hace que su visión sea óptima en condiciones de poca luz: sus ojos están preparados para cazar de noche adaptándose a la oscuridad.

La pupila se agranda para recoger la máxima cantidad y permitir que penetre en el ojo. De la misma manera, si hay exceso de luz en el ambiente, la pupila de tu gato se contraerá. Esto es lo que se considera una condición determinada de la pupila como respuesta de un estímulo.

Por el contrario, si vemos que no existen unas condiciones de luz como para ver las pupilas dilatadas en gatos, podemos hablar de midriasis, que es un síntoma por el cual las pupilas dilatadas en gatos están presentes por situaciones de estado de ánimo o de estrés, así como por algunas enfermedades. Veamos más detalles a continuación.

PUPILAS DILATADAS EN GATOS: ¿POR QUÉ SE DILATAN?

Si observas que tu gato tiene las pupilas dilatadas puede deberse a causas no preocupantes como las condiciones de luz en el ambiente, como comentábamos más arriba.

Pero no todo está en la luz ambiental: algunas emociones pueden provocar pupilas dilatadas en gatos. Si tu gato siente temor, está excitado, contento o sufre un episodio de estrés, sus pupilas se dilatarán. Si ves sus pupilas dilatadas cuando juega o le tenemos que transportar para su visita veterinaria, no debes preocuparte.

De la misma manera, si le hemos administrado un colirio o ha sido anestesiado, las pupilas dilatadas en gatos son previsibles y no sintomáticas de enfermedad.

ENFERMEDADES QUE PROVOCAN PUPILAS DILATADAS EN GATOS

Si ninguna de las causas benignas están afectando a tu gato, lo mejor es que acudamos al veterinario ya que puede tratarse de una de estos problemas de salud:

Infección por inflamación del ojo o uveítis. Se produce inflamación en la parte de la úvea.

Glaucoma que provoca mayor tensión ocular. Puede ser derivada de un golpe, de tumores o de una infección o inflamación.

Retina desprendida que puede desembocar en ceguera. Una tensión alta puede provocar desprendimiento de retina. Diabetes, hipertiroidismo o insuficiencia renal provocan una tensión elevada.

Virus de la leucemia felina.

Intoxicación provocada por tóxicos naturales (plantas) o algún medicamentos.

Déficit de B1. El grupo de vitaminas B es el responsable de regular el sistema nervioso. Este problema se deriva de una dieta deficiente, por ello lo mejor es que le proporciones a tu gato un producto certificado y especialmente formulado para sus necesidades.

¿CÓMO ACTUAR ANTE PUPILAS DILATADAS EN GATOS?

Cuando las pupilas dilatadas en gatos no se modifican al cambiar las estímulos de luz, tendrás que estar atento también al estado de ánimo y a otros comportamientos de tu gato. Acude a tu veterinario para que le realice una revisión: lo normal será que se le someta a diferentes pruebas y analíticas de sangre y orina para detectar el posible problema de salud. Ante la sospecha de problemas de tipo neuronal, también es importante la actuación de un especialista para que pueda diagnosticar apropiadamente.

El lenguaje corporal de los gatos

A diferencia de los perros, los gatos por lo general no cooperan para la caza ni forman grupos cohesivos. Las colonias de gatos son mucho más informales que la jerárquica manada de lobos. Los gatos no han tenido necesidad de evolucionar sus reglas sociales para vivir en comunidades. Ellos se juntan con otros gatos para cruzarse, criar gatitos, y en algunos grupos sociales como colonias de gatos o casas con múltiples gatos. El lenguaje felino es complejo y sutil, con por lo menos veinticinco señales visuales distintas utilizadas en dieciseis combinaciones. Sin dudas hay muchas otras, aún más sutiles, que no somos capaces de reconocer. La mayoría de los dueños de gatos aprenden a reconocer al menos algunas de las señales visuales de sus gatos.

La cabeza

La posición de la cabeza de un gato nos indica varias cosas. Si la cabeza está estirada hacia adelante, el gato nos está pidiendo que lo toquemos, o bien para ver mejor la expresión facial de la persona – o de otro gato. Es un mensaje de salutación. Durante un conflicto, un gato confiado elevará su cabeza, mientras que un gato agresivo la bajará. Un gato inferior o sumiso también agachará su cabeza, en sumisión. Sin embargo un gato inferior temeroso y agresivo también elevará su cabeza. Para comprender el mensaje, debes mirar el otro extremo del gato: su cola.

La cola

La cola es una herramienta importante para comunicarse con otros gatos y otras especies (como los humanos). Es muy movil, de lado a lado, arriba y abajo, con gracia y majestuosidad, rápida o lentamente, o como látigo. Puede enroscarse en un gato que está sentado o durmiendo, o si está asustado puede «inflarse». Una madre puede utilizarla también como un «juguete» para sus gatitos.

La cola del gato es una expresión de cómo se siente. Una cola hacia arriba es una cola feliz. El gato está diciendo «Mira qué feliz que estoy!». Cuanto más baja la cola, más bajo el ánimo de ese gato. Un gato enojado o asustado llevará la cola entre las patas.

Cuando el gato está tranquilamente sentado mirando a algo, y la cola se mueve lentamente, el gato está concentrado en algo.

Si el gato agita su cola de un lado a otro no quiere decir que esté feliz de verte, sino todo lo contrario: significa que está molesto y enojado. Aquí es cuando el gato podría morder o arañar. Cuanto más la muevan, mayor será su enojo, por lo que trata esta señal con precaución.

Si el gato mueve la cola muy suavemente significa que está feliz, y probablemente con ganas de jugar.

Una cola recta, en forma vertical y rígida, con la punta hacia un lado, indica que el gato tiene curiosidad o está interesado en algo.

Una cola rígida, completamente vertical, con la punta también derecha, es una demostración de intensa felicidad. Cuando tiene la cola así, puedes estar seguro que tu gato está feliz de verte!

Una cola rígida con la punta que se sacude significa que el gato está algo irritado, así que precaución!

Una cola inflada y arqueada indica que el gato está en una posición defensiva. Cuidado, pues una defensa puede convertirse fácilmente en ataque.

Una cola sumisa se parece mucho a una cola enojada en su movimiento de un lado a otro, pero normalmente se posiciona más baja que la cola enojada.

Los ojos

A los humanos nos gusta el contacto visual. Es amistoso. Para un gato, el contacto visual prolongado es una señal de «te estoy viendo», o incluso de amenaza. El caso típico es cuando recibes la visita de varias personas, y el gato, indefectiblemente, se acerca a aquella persona a quien no le gustan los gatos. Los «amantes de los gatos» suelen observar al gato, esperando que éste se acerque para entonces acariciarlo. Esas miradas de desconocidos son, para el gato, amenazadoras. Sin embargo, la persona a quien no le gustan los gatos no le presta atención, esperando que el gato no los moleste, y el gato al no sentirze amenazado, se acerca a socializar con ellos.

Ojos abiertos ampliamente señala que el gato se siente curioso y feliz.

Ojos entreabiertos son un signo obvio que tu gato está listo para dormir. Sin embargo, si los ojos están entreabiertos pero tu gato está completamente despierto, podría significar que tu gato tiene alguna enfermedad o infección.

Pupilas dilatadas indican que un gato está asustado y a punto de volverse agresivo.

Las diversas posturas del gato. De relajado, agresivo, confiado o temeroso.

Las orejas

Las orejas del gato son extremadamente moviles. Con entre 20 y 30 músculos que la controlan, pueden girar 180º y moverse hacia arriba y hacia abajo. Pueden colocarse en punta, o achatarse hacia los costados o hacia atrás.

Las orejas de un gato que está feliz se encuentran hacia arriba y en constante movimiento, y giran en dirección de cada sonido que escuchan.

Los gatos asustados o a la defensiva aplanan sus orejas hacia el costado, como signo de sumisión. Los gatos que se están peleando también suelen mostrar este comportamiento, para evitar heridas.

Un gato enojado muestra su agresión apuntando sus orejas hacia adelante formando un ángulo.

Los bigotes

Los bigotes no sólo sirven para medir el ancho de los lugares por donde el gato va a pasar, o la proximidad de los objetos. También son móviles y ayudan para determinar el ánimo del gato. En un estado relajado, los verás levemente hacia un costado.

Un gato feliz o curioso tiene sus bigotes completamente extendidos. A medida que el gato se muestra más interesado en algo, los bigotes se extienden hacia adelante, hasta quedar por delante del hocico.

Si el gato tiene miedo, está irritado, o está enfermo, sus bigotes se echan hacia atrás a lo largo de sus mejillas.

La boca

Raramente un gato usa su boca como señal de agresión. Un bostezo puede significar una señal de no amenaza. Un siseo con la boca abierta demuestra que el gato se siente amenazado y a la defensiva. Los gruñidos se emiten con la boca apenas abierta. El mostrar los dientes no es como en los perros, es la manera en la que el gato analiza las señales de aroma.

Otras señales corporales

Ronroneo. La mayoría de las veces significa que están contentos. Sin embargo, a veces un gato ronronea ante la expectativa de que van a estar contentos, como cuando le estás preparando la comida, o cuando saben que los vas a aacariciar. En ocasiones, un gato ronronea cuando tiene miedo, o están heridos y con dolor.

Maullido silencioso: Tu gato puede acercarse a ti, girar apenas su cabeza, abrir su boca, y emitir un ruido ínfimo, casi como un hipo. Es la forma de un gato de decir «Por Favor!».

Frotarse: A veces un gato se frota contra una persona y envuelve su cola alrededor de las piernas. Está tratando de conocer el temperamento de esa persona, y de saber si es amistosa o no. Es una forma de saludo. Si un gato se frota contra ti con su cuerpo o los lados de su cara, sólo está marcando su territorio. Sin embargo, si el gato se frota con su frente o su nariz, es una verdadera señal de afecto.

Si le gritas a un gato, y sabe que ha hecho algo malo, se hincarán defensivamente, como dándose por vencidos. Esto es una señal para hacerte saber que él sabe que estás enojado.

Si tu gato está enojado contigo, pueden darse la vuelta y marcharse, con la cola hacia arriba, y sacudir una pierna como diciendo «ya tuve contigo, me voy».

Nota final

Si tu gato se comporta de manera extraña, es muy probable que tenga alguna molestia o enfermedad. Observarlo de cerca y aprender a comprender el lenguaje corporal de tu gato no sólo te acercará más a tu mascota, sino que puede ser de ayuda como una advertencia temprana a signos de enfermedad. Hasta podrías salvar la vida de tu gato.

Video: Por qué mi GATO tiene las PUPILAS DILATADAS? - CAUSAS más comunes (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send