Animales

El SIDA en los gatos - ¡Ojo a las precauciones!

Pin
Send
Share
Send
Send


Una de las enfermedades más mortales de nuestros amigos felinos es el SIDA (Síndrome de la Inmunodeficiencia Felina), y al igual que ocurre con el SIDA en humanos, pueden pasar muchos años antes de que la “víctima” muestre algún síntoma.

Esta enfermedad es, por así decirlo, la “cuna” de otras como resfriados o gripes. Así pues, el primer síntoma será sin duda la aparición cada vez más seguida de enfermedades que, en principio, no solemos relacionar con el VIF pero que tardan mucho en curarse. Un síntoma que vendrá acompañado de otros, como:

  • Deterioro mental
  • Pérd > Ya sabes, si notas que tu adorada mascota presenta este tipo de síntomas, no dudes en llevarlo enseguida a tu veterinario.

Síntomas del SIDA en los gatos

Al principio puede ser que el felino no presente ninguna sintomatología, aunque puede ser que se note que el gato ha perdido mucho peso sin motivo alguno. Esta enfermedad actúa principalmente destruyendo las defensas del gato, provocando algunos síntomas, como fiebre, diarrea y hasta alteraciones a la hora de respirar.

En las fases más avanzadas el gato presenta una anorexia extrema y hasta alteraciones en su comportamiento. En algunos casos además hay una inflamación de la lengua y de las encías. También la diarrea se vuelve crónica.

En esta fase de la enfermedad, las defensas del gato están en las últimas, por lo tanto va a ser más propenso a contagiarse de alguna enfermedad, por lo que habrá que prestar especial cuidado.

Cómo se contagia

El SIDA en los gatos se contagia a través de la saliva y de la sangre. Los gatos callejeros son los más propensos a padecer esta enfermedad, ya que si un gato infectado muerde a otro en una pelea, es muy posible es que le contagie la enfermedad.

Se ha descubierto que en la mayoría de los casos la enfermedad ha atacado a gatos de entre 5 y 10 años y que son más propensos los gatos mestizos. También decir que los gatos castrados tienen menos probabilidad de padecer esta enfermedad, ya que no se peleará por otra gata en celo.

El virus también se puede transmitir cuando la madre está embarazada, a través de la placenta. También se pueden presentar casos de contagio en la leche materna.

Así que es recomendable que si vas a adoptar un gato o recoges a uno de la calle, sería conveniente que antes lo lleves al veterinario y que le hagan las distintas pruebas, así tomarás las medidas oportunas para que no contagie a más gatos.

La prevención es la mejor opción

Como en toda enfermedad la precaución es lo más importante, de esta manera nos ahorramos que nuestra mascota sufra enfermedades tan terribles como esta, ya que todavía no hay una vacuna para tratar el SIDA en los gatos.

Tienes que tener cuidado y que tu gato no se relacione con felinos callejeros o que no sepas la procedencia del felino. Si tu gato se escapa y pasa un largo tiempo en la calle o viene herido de una pelea, es muy importante que le hagas las pruebas, ya que si se detecta a tiempo la enfermedad, se puede atajar fortaleciendo el sistema inmunológico de tu gato.

Te recomendamos también que además de llevar una alimentación adecuada, fortalezcas el sistema inmunológico de tu gato. Puedes consultar con su veterinario y que le recete algunos complementos alimenticios. También te puede ayudar con suplementos vitamínicos naturales, como es el caso de la espirulina.

Esto evitará no sólo la enfermedad del SIDA, sino otras posibles enfermedades que pueda sufrir tu mascota.

Cómo saber si mi gato tiene S >

Una de las enfermedades más peligrosas que pueden tener nuestros amigos peludos es el SIDA. Está provocado por el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF), y al igual que ocurre con el SIDA en humanos, pueden pasar muchos años antes de que la ‘víctima’ muestre algún síntoma.

Por este motivo, te explicamos cómo saber si mi gato tiene SIDA, para que en cuanto notes que hay algo que no va bien lo puedas llevar al veterinario para que lo examine y le ponga en tratamiento.

Síntomas del SIDA en gatos

Esta enfermedad es, por así decirlo, la ‘cuna’ de otras como resfriados o gripes. Así pues, el primer síntoma será sin duda la aparición cada vez más seguida de enfermedades que, en principio, no solemos relacionar con el VIF pero que tardan mucho en curarse. Un síntoma que vendrá acompañado de otros, como:

  • Deterioro mental
  • Pérdida de apetito y de peso
  • Gingivitis
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Gripe
  • Anorexia
  • Apatía, tristeza, depresión

Si reconoces algunos de estos síntomas en tu gato, no dudes en llevarlo al veterinario ya que, para cuando suelen aparecer, el sistema inmunológico ya ha empezado a debilitarse. Cuanto más tiempo se deje pasar, más débil estará nuestro amigo y, por lo tanto, mucho más difícil será conseguir que tenga una calidad de vida más o menos buena.

Tratamiento del SIDA felino

El tratamiento del SIDA será sintomático, es decir, que se tratarán los síntomas para que el animal pueda volver a su rutina. El objetivo principal será fortalecer sus defensas con medicamentos antimicrobianos y dándole una alimentación de alta calidad, con un alto contenido calórico.

No existe cura contra esta enfermedad, por lo que lo mejor que se puede hacer es prevenir, lo cual consiste en ponerle todas las vacunas obligatorias, y evitando que salga al exterior sobretodo por la noche, que es cuando hay un mayor porcentaje de probabilidades de que los gatos se peleen por una hembra, provocándose heridas que son como la puerta al torrente sanguíneo del gato. Por eso, si quieres que salga fuera, siempre será mucho más recomendable que lo haga durante el día, ya que se encontrará con menos gatos.

Por cierto, debes saber que no se contagia de gatos a humanos, pero de gatos a gatos es de muy rápido contagio, pues será suficiente con que uno infectado muerda a otro sano.

El SIDA felino es una enfermedad muy grave que, si no es tratada a tiempo, puede ser muy peligrosa.

Pin
Send
Share
Send
Send