Animales

Cómo bañar al perro en casa

Pin
Send
Share
Send
Send


Todos los que por fortuna disfrutamos de la compañía de un perro, sabemos lo complicado que puede llegar a ser bañarlos… ya sea dentro de casa, en un centro especializado o en tu jardín. Cómo bañar a un perro adulto o cachorro y no morir en el intento? Es muy sencillo, simplemente sigue los pasos que te vamos a explicar detalladamente y veras como en poco tiempo podrás bañar a tu perrito sin el más mínimo problema.

No todos los perros le ponen inconvenientes a un buen baño, pero lo cierto es que la mayoría no son precisamente dóciles a la hora de bañarse. Además de enseñaros como realizar el baño de vuestro perro de forma sana, natural y sin locuras… vamos a ver también cada cuanto tiempo hay que bañarlo, que champú debemos usar y que debemos hacer después del baño. No dudes en invertir cinco minutos de tu vida en leer este completo artículo, porque créeme cuando te digo que te va a ser de muchísima ayuda.

¿Donde puedo bañar a mi perro?

Por fin ha llegado el momento de bañar a tu perro o cachorro para que quede completamente limpio y poder abrazarlo como a un niño pequeño, pero… ¿donde debo bañarlo? Es muy sencillo.

Puedes bañar a tu perro en la bañera de casa, en el plato de ducha, en tu jardín o si lo prefieres, en un centro especializado (normalmente clínicas veterinarias que ofrecen servicio de lavado personalizado o ceden sus instalaciones para que tu mismo bañes a tu perro).

Hay que tener un poco de sentido común, si tu perro es de gran tamaño… obviamente quizás la ducha de casa no sea el lugar más adecuado, ya que apenas cabe y será muy incomodo para ambos realizar el baño ahí.

Sin embargo, si tu perro es mediano o pequeño, puedes bañarlo en la ducha de casa sin problemas, ya que el espacio es suficiente para que ambos podáis sentiros cómodos durante el baño. Si optas por bañarlo en tu jardín con la ayuda de una cubeta o de una manguera, debes tener presente que la temperatura ambiente es muy importante.

Debes elegir un día soleado y con buena temperatura para bañar a tu perro si decides hacerlo en el exterior de casa, ya que al igual que los humanos, el frío podría ocasionar que se resfríen (tos de la perreras) o en casos extremos incluso que mueran. Hay que ser simplemente sensato y no hacerle a tu perro lo que no harías contigo mismo.

Los propietarios de perros muy pequeños cuentan con la ventaja de poder bañarlos prácticamente donde sea, una cubeta, el fregador, el baño…. aunque siempre controlando que la temperatura ambiente sea agradable.

Nunca bañes a tu perro con champú en un lago, río o playa, porque el champú contiene sustancias nocivas para el medio ambiente que podrían matar a otros animales. Además de estar prohibido en la mayoría de municipios.

Si tu perrito tiene menos de seis meses de edad, debes poner en práctica otros consejos diferentes: Cuando y cómo bañar a un cachorro de perro.

¿Cómo bañar a un perro de forma correcta?

Lo primero que debemos tener presente es que debemos hacer del momento del baño, un juego. Solo de esta forma nuestro perro perderá su miedo a bañarse y poco a poco conseguiremos que incluso disfrute de un buen baño en compañía de su dueño.

Recuerda que nosotros transmitimos nuestro estado emocional a nuestras mascotas, de forma que si estamos tensos o nerviosos ellos lo notaran y también se pondrán tensos y nerviosos. Hay que estar con una aptitud positiva, alegre y juguetona. Hacerle mimos a nuestro perro y llevarlo con juegos hasta la zona elegida para bañarlo.

Es muy recomendable cepillar a nuestro perro antes de bañarlo, para eliminar el pelo muerto y que el baño sea más efectivo.

Una vez en la zona elegida para el baño (usaremos como ejemplo una bañera situada dentro de casa, que es lo más común), tenemos dos opciones, dejar a nuestro perro suelto o sujetarlo con la correa a la toma de agua o anclaje que tengamos a mano. Todo dependerá si nuestro perro tiende a huir de la bañera o si por el contrario, aunque no le guste mucho se queda allí. Si optas por atarlo, recuerda hacerlo con suavidad y caricias, que sienta tus buenas vibraciones.

Recuerda que la bañera debe estar completamente vacía, no debemos llenarla de agua ni nada similar, eso vendrá más tarde (y con la ayuda de un mocho, manguera o grifo.. nunca llenando la bañera).

Si te sirve de ayuda, puedes llevarle algunos de sus juguetes a la bañera para que se sienta menos tenso, es algo que en muchas ocasiones ayuda. Recuerda bromear con el y hacerle juegos y caricias, lo que buscamos es tener su mente desviada del baño y centrada en su dueño y los juegos.

Ahora que tenemos a nuestro perro en la bañera ha llegado el esperado momento de comenzar el baño, pero…. ¿que vamos a necesitar para bañarlo?

  • Un Champú especifico para perros (nunca uses champú ni jabón para humanos, debes usar un champú o jabón especial para perros de forma exclusiva).
  • Unas toallas secas para después del baño
  • Un secador

Comenzamos con el baño, cogeremos la manguera del baño (mocho, manguera… en cada sitio lo llaman de una forma diferente) y regularemos la temperatura del agua de forma que no nos queme a nosotros, debe de estar templada tirando a caliente pero sin que llegue a quemarnos a nosotros.

Lo recomendable una vez ajustada la temperatura es echarnos un poco de agua en la muñeca, como se hace con los biberones de los bebes para poder determinar que están a buena temperatura. Recuerda quitar el tapón de la bañera, no queremos que se llene ni forme un lago, el agua debe salir por el desagüe.

Una vez tenemos el agua con la temperatura adecuada, comenzaremos con mucha suavidad y lentamente a mojar a nuestro perro. Tener en cuenta que es muy probable que cuando nuestro perro sienta que está mojado se sacuda con fuerza… mojando todo lo que tiene a su alrededor.

Mojaremos a nuestro perro a conciencia, suavemente y masajeando la zona donde aplicamos el agua para que penetre por completo en su pelo. Debemos tener especial cuidado de no aplicar de forma directa agua sobre sus ojos, nariz u orejas. Lo recomendable es mojarle la cabeza solo con la ayuda de nuestras manos, sin poner sobre ella la manguera de agua y con mucho cuidado de que no le entre agua en ojos, orejas o nariz.

Cuando nuestro perro este bien mojado, aplicaremos con generosidad el champú o jabón especifico para perros y masajearemos todo su cuerpo, de forma que el jabón penetre bien y forme espuma. Es importante evitar que nuestro perro se coma la espuma, algo que ocurre con bastante frecuencia…. pero puede provocarle vómitos, diarreas o problemas digestivos.

Recuerda que es muy pero que muy importante que no le entre jabón (ni espuma) en nariz, ojos, boca u orejas. Puede ser muy perjudicial para el y provocarle graves irritaciones. Tomate tu tiempo y hazlo todo con calma, suavemente mientras jugueteas un poco con el y le lanzas piropos.

Una vez tengamos a nuestro perro bien enjabonado, toca quitarle el jabón con la ayuda del agua a temperatura regulada. Debemos aclaras a nuestro perro a conciencia para eliminar por completo cualquier resto de jabón / champú. Lo recomendable es enjuagarlo incluso dos o tres veces aunque pensemos que ya no queda jabón. De esta forma quedaran completamente limpios de jabón.

Si el baño lo hemos realizado en un barreño, cubeta o en el nuestro jardín… debemos aplicar la misma metodología. Si lo hacemos en exterior y la temperatura es superior a los treinta grados, no es necesario regular la temperatura del agua, pudiendo usar agua fresca (pero nunca helada).

Ahora que nuestro perro está libre de jabón, ya solo queda secarlo para finalizar la sesión de baño.

¿Cómo secar a un perro después de bañarlo?

Si contamos con un buen día, donde la temperatura es agradable o cálida (por encima de los veinticinco grados) podemos dar un paseo con nuestro perro para que se seque de forma natural, también podemos secarlo un poco con la toalla y después darle un paseo.

Si la temperatura no es agradable en el exterior o simplemente no queremos aplicar la opcion del paseo, debemos secar a nuestro perro a conciencia, debe quedar seco para evitar que coja frío y enferme.

Lo ideal es secarlo con toallas secas, tantas como sean necesarias hasta que quede mas o menos seco. Podemos dejar que se sacuda unas cuantas veces, eso ayudará a que elimine agua de su pelo y el secado sea más rápido y efectivo.

Una vez que hemos terminado con las toallas, llega la hora terminar el secado con la ayuda de un secador. Recuerda que el secado tira aire excesivamente caliente, así que nunca lo pegues mucho a tu perro, simplemente úsalo para darle un chorro de aire y terminar de secarlo pero sin quemarle. Un buen truco para evitar quemarle, es poner nuestra propia mano en la zona que estemos secando.

Recuerda que es muy importante no enfocar el secador a la cara de nuestro perro, el aire seco podría resecar sus ojos y su trufa (nariz), algo que le molestaría muchísimo. Y con esto…. ¿terminamos el secado? No. Ahora que nuestro perro está seco, coge unas gasas y sécale el interior de sus orejas (aprovechando para limpiarlas y así evitar una Otitis). Ahora si hemos terminado el proceso de secado.

¿Cada cuanto tiempo debo bañar a mi perro?

Los perros tienen sobre su piel una fina capa de grasa que crean de forma natural, esta capa desaparece en cada baño y tarda uno o dos días en volver a aparecer tras el baño. No es recomendable bañar a nuestro perro con mucha frecuencia de forma habitual… aunque si se ha manchado mucho, se ha tumbado encima de una caca (algo común en algunos perros, restregarse con cacas de otros animales) o simplemente huele fuerte… podemos bañarlo aunque haya pasado poco tiempo desde su ultimo baño.

Algunas razas de perros no toleran bien los baños, como el Puli por ejemplo, aunque eso es algo que seguramente ya sabrás. La mayoría de razas y perros mestizos toleran bien los baños habituales.

Lo recomendable es bañar a tu perro una vez al mes, aunque hay personas que lo hacen cada mes y medio o dos meses. Si tu perro vive dentro de casa contigo, una vez al mes es una muy buena opción. Si por contra vive en el jardín, quizás pueda aguantar un poco más sin problemas.

Como en todo, usar el sentido común es algo obligatorio, si nuestro perro vive dentro de casa, está limpio, no huele y por costumbre no suele mancharse en los paseos… pues quizás en vez de un mes, puedas dejar dos meses entre baño y baño.

Recuerda dejar al menos un par de días tras el baño, antes de ponerle a tu perro la pipeta antiparasitos para evitar que contraiga pulgas o garrapatas. Si tu perro lleva un collar repelente como el Scalibor o similares, puedes quitárselo durante el baño para evitar que se moje.

Dónde es mejor bañar al perro en casa

El lugar en el que vas a bañar al perro es muy importante. Lo primero que debes de tener en cuenta es que la bañera tiene que tener un tamaño adecuado para él, es decir, que si tienes un Pastor Alemán, por ejemplo, no es conveniente que lo metas en una placa de ducha muy pequeña ya que estará muy incómodo y se pondrá nervioso. También tienes que tener en cuenta las enfermedades del animal. Un perro con displasia de cadera no podrá entrar por sus propios medios dentro de una bañera, por ejemplo.

Si tienes un jardín, no hay ningún tipo de problema, podrás bañar a tu perro en él tenga el tamaño que tenga. Estará totalmente cómodo al tener espacio suficiente por el cual moverse mientras se queda limpio. Eso sí, es importante que el día escogido para bañar al perro haga bastante sol y una buena temperatura. No escojas un día gris y frío para bañar al animal, a pesar de que no se bañe con agua del todo fría, ya que puede resfriarse y pasarlo bastante mal.

En cambio, si tu mascota es más bien de tamaño pequeño o mediano, no existirá ningún tipo de inconveniente. Podrás bañarlo en la placa del cuarto de baño ya que el espacio será suficiente para que los dos estéis totalmente cómodos durante la actividad. Eso sí, sigue escogiendo un día soleado y con buena temperatura para bañar al perro dentro de casa.

Enjuagagar

Después de cubrirlo de espuma toca quitarle el jabón. Muchas personas optan por enjuagar al animal solo una vez, pero nosotros recomendamos hacerlo hasta tres veces, de esta forma te asegurarás de que todo el jabón se ha ido. Realiza nuevamente suaves masajes para eliminar hasta el último resto de champú. No pares de hacerlo hasta que el agua salga completamente clara.

¿Qué necesitas?

El baño es una rutina súper necesaria para nuestro perro elimine el exceso de pelo muerto y se higienice para prevenir enfermedades y parásitos externos. Además de evitar que tu perro huela mal, el baño es para muchas mascotas un momento relajante y ameno con la compañía de su mejor amigo, es decir, tú.

Cada perro es distinto y tiene un tipo de pelo específico que determinará con cuanta frecuencia debe ser lavado y con qué productos es recomendado hacerlo.

Para llevar a cabo el baño del perro debes hacerte con algunos productos básicos y ante todo es importante tenerlo todo listo, de esta forma evitaremos con las prisas que nuestro perro se escape de la bañera o que no acabemos el proceso:

  • Champú para perros
  • Acondicionador
  • Cepillo
  • Toallas
  • Tijeras
  • Pipeta

Aunque existen trucos naturales mediante el uso del vinagre de manzana por ejemplo, los champús ya preparados contienen repelentes para aumentar la efectividad de la pipeta que apliquemos posteriormente. Infórmate de las propiedades que tienen los productos que aplicas y ten especial cuidado con aquellos perros que tienen problemas en la piel.

Si ya tienes todos estos elementos reunidos ya puedes empezar la maravillosa tarea de bañar a tu perro. ¡Ponte ropa cómoda y prepárate para mojarte unas cuantas veces!

10 consejos para el baño del perro

Haz del baño una experiencia positiva y gratificante para ambos, por ese motivo te ofrecemos 10 consejos para que el baño del perro sea perfecto:

  1. La piel del perro está recubierta por una capa de grasa muy fina que le protege y le aísla de infecciones y parásitos, por ese motivo es muy importante no bañar en exceso a tu perro, pues las capas de protección natural pueden verse afectadas y dejar de actuar. En función de su estado higiénico o de su tipo de pelo lavaras a tu perro con mayor o menor frecuencia.
  2. Utiliza siempre productos específicos para perros. Jamás cometas el error de asear a tu perro con tu propio champú, ya que las necesidades de su tipo de piel y pelaje son muy diferentes. Adquiere este tipo de champús en tiendas especializadas para perros y mascotas.
  3. Actúa siempre con tranquilidad. Al igual que durante el paseo, tu mascota siempre debería estar tranquila, por ese motivo, en la ducha debe ocurrir algo similar. Debe comprender que se trata de una rutina más y por ese motivo no vas a a bañarle cuando esté excitado.
  4. La primera vez es fundamental. Es muy importante que durante las primeras veces que lleves a tu perro al baño éste disfrute con el agua y con los accesorios específicos para perros con los que éste pueda jugar. Haz que tu mascota se sienta bien y todas las demás ocasiones serán más fáciles.
  5. La temperatura del agua es muy importante. El agua tiene que estar tibia pero ten en cuenta que mucho antes que fría debería estar caliente. La temperatura de los perros puede oscilar entre los 37 - 38ºC lo cual hace que tengamos que tener mucho cuidado con el agua fría.
  6. Evita el agua en las orejas. Tienes que controlar que el agua no entre en las orejas del perro ya que puede producir inflamaciones muy molestas. Es aconsejable tapar los oídos del can con tapones específicos para perros.
  7. Empieza con la cabeza. Lava primero la cabeza del can con cuidado y con mucho mimo. El perro debe sentirse agusto y relajado y debe ser para él un momento tranquilizador. Aprovecha para dar masajes al can en las orejas.
  8. Cuidado con la humedad. Esfuérzate por secar todo el cuerpo del animal y evitar a toda costa que se queden resquicios de agua. Es recomendable utilizar un secador para perros especializado (es decir, que haga menos ruido para no asustar al animal).
  9. Cepilla el pelo después. Cepilla el pelo sin prisas largo y tendido después de la ducha, de ese modo evitarás que suelte más pelo y podrás desenredar los nudos que se hayan podido causar.
  10. Si le han aparecido a tu perro unas oscuras manchas de color cobre bajo los ojos de tu perro asegúrate de limpiarlas y sacarlas luego, mantenerlas húmedas podría conllevar a una infección bacteriana.

Recuerda que la limpieza de tu perro no finaliza sencillamente con un baño. Es imprescindible que le limpies las orejas, los dientes y los ojos con la regularidad que se merece para estar sano 100%.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bañar a mi perro en casa, te recomendamos que entres en nuestra sección de Consejos de belleza.

Pin
Send
Share
Send
Send