Animales

Las 10 enfermedades más comunes en los peces de acuario

Pin
Send
Share
Send
Send


Pez Neon El mejor método de prevención es el control metódico y periódico de las condiciones del agua. Dedique tiempo a la observación de su acuario. Observe detenidamente a todos los peces y su comportamiento. Verifique que la piel, escamas y aletas estén sanas. Si hay peleas constantes entre algunos de los peces, pida asesoramiento, quizás sean incompatibles para compartir el hábitat.

Tenga siempre productos para tratar punto blanco, es la enfermedad más habitual. Tenga también entre sus elementos un bactericida y un funguicida. Esos productos suelen ser comunes a muchas enfermedades. Tenga presente sus fechas de caducidad.

Tome precauciones a la hora de introducir nuevos peces, rocas o plantas, especialmente si provienen de ambientes naturales. Haga clic aquí para conocer qué rocas son aptas para el acuario y cuáles no lo son, verá también las consecuencias derivadas. A continuación encontrará una completa guía de enfermedades. En ella obtendrá información sobre los síntomas, cómo identificarlos, las probables causas y los tratamientos a seguir para intentar sanar a los peces afectados.

Tratamientos de las enfermedades de los peces tropicales

En la guía a continuación se detallan los tratamientos puntuales para cada enfermedad. Pero hay ciertos detalles y hechos que debe comprender y respetar en todo tratamiento. El primer recurso fundamental es la paciencia. Los tratamientos suelen durar algunos días, en ocasiones semanas. Siempre siga las instrucciones del especialista que suministra los productos necesarios para tratar al pez o al acuario. Comprenda también que, si comienza un tratamiento y la mejoría no llega en un par de días, no deberá suspenderlo, modificarlo ni reemplazarlo. Esa mezcla de productos puede acarrear trastornos aún más severos al pez.

En ocasiones los químicos adecuados para una enfermedad pueden afectar negativamente otros elementos, como las plantas o las bacterias. Asesórese para evitar problemas extra. Siempre tenga elementos para armar un acuario de cuarentena en emergencias. Debajo de la guía de enfermedades encontrará consejos para el armado del acuario de cuarentena.

Punto blanco

Síntomas: el cuerpo del pez se cubre de pequeños puntos blancos. También sus aletas. En un par de días aumentarán los puntos y se contagiarán otros peces. Sus branquias no se mueven con naturalidad. Causas: bajo la piel del pez se aloja un parásito denominado Ichthyopjirius . Éste parásito se reproduce saliendo del cuerpo. Cuando lo hace deja un agujero en la piel que se infecta rápidamente. Aparecerá un quiste que revienta al poco tiempo. De ahí salen parásitos jóvenes. El punto blanco es la enfermedad más usual en acuarios. Tratamiento: los comercios especializados venden productos químicos para tratarlo en la primera fase únicamente. Si tiene filtro en el acuario, no lo desactive. Sólo quite el carbón activado.

Gusano Lernaea

Síntomas: observará que el pez nada de lado a lado, frotando su cuerpo contra rocas y plantas. Notará inflamaciones en la piel, y ahí hay hilos que parecen gusanos. Esos organismos surgen hacia arriba y son de color verde claro. Causas: se trata del parásito denominado Lernaea. Entierra su cabeza en el cuerpo del pez, quedando anclado a él. Tratamiento: traslade los peces infectados a un acuario de cuarentena. Utilice una pequeña pinza para remover los gusanos. Sea cuidadoso, no debe cortar al gusano, ya que si su cabeza queda enterrada en el pez, todo seguirá igual. Si el pez está muy herido aplique antisépticos adecuados. En comercios especializados adquiera Metriponate y suministre 1,5 mg cada 4,5 litros de agua.

Baba en la piel

Síntomas: notará que el pez que padezca esta enfermedad lucirá opaco. Su cuerpo se ve cubierto por una delgada capa de mucosa grisácea y blancuzca. Afecta también a las branquias. El pez frota su cuerpo contra rocas y plantas. Causas: la principal causa es descuido severo de las condiciones del agua. La consecuencia es la degradación de la mucosidad natural del pez. Queda entonces expuesto a parásitos como Chilodonella e Ichthyobodo. Tratamiento: es realmente difícil tratar ésta enfermedad, especialmente si avanzó demasiado. Si las branquias del pez están sanas, acuda a un comercio especializado para que le suministren el producto indicado. Si las branquias ya están dañadas, pida a un especialista que trate al pez en un acuario de cuarentena con formalina.

Hidropesía

Síntomas: el abdomen se hincha tanto que las escamas sobresalen del cuerpo en punta. La hidropesía es crónica. Aparece a la vista una vez avanzada y se desarrolla a largo plazo. Causas: si bien puede deberse a una dieta totalmente inadecuada, la principal causa es descuido severo de las condiciones del agua. Suele haber un elevado nivel de nitritos y cloruro de sodio. Puede que haya demasiadas bacterias. También hay disfunción de órganos del pez. Tratamiento: no hay cura. Estudie los hábitos alimentarios y condiciones del agua ideales para las especies de peces que seleccione.

Dactylogyrus

Síntomas: el pez luce agitado, respirar le demanda mucho esfuerzo. El color puede oscurecer y sus ojos se tornan vidriosos. Las branquias se inflaman si el cuadro es severo. Dado que llega poco oxígeno a su cerebro, se mueve torpemente. También frota sus opérculos contra las rocas. Causas: las membranas branquiales se infectan de parásitos prácticamente no visibles. Tratamiento: los comercios especializados venden productos como el Sterazin. El tratamiento puede ser bastante largo. En ocasiones se debe tener paciencia hasta que los huevos de Dactylogyrus eclosionen.

Terciopelo

Síntomas: el cuerpo del pez parece estar recubierto de una película aterciopelada y amarillenta. También cubre las aletas. El pez se agita por dificultades respiratorias, y frota su cuerpo contra las rocas en busca de alivio. Causas: aparecen parásitos llamados piscinoodinium. Echan raíces en la piel de los peces para alimentarse de ellos. Tratamiento: el primer paso es tapar la pecera y dejarla sin luz. Esto debilitará al parásito. Los comercios especializados venden productos químicos para tratarlo. Si tiene filtro en el acuario, no lo desactive. Sólo quite el carbón activado para que no elimine el producto químico del agua.

Síntomas: sectores del cuerpo del pez se cubren de vellosidades que parecen copos de algodón. Los sectores afectados deben esto al daño de la mucosa protectora natural del pez. Causas: puede aparecer posteriormente a la enfermedad de punto blanco. En ocasiones es consecuencia de descuido severo de las condiciones del agua. Es común que la infección fungosa suceda a una herida en el cuerpo o las aletas. Tratamiento: los comercios especializados venden funguicidas, que debe aplicar al acuario completo. Si tiene filtro en el acuario, no lo desactive. Sólo quite el carbón activado. Asesórese para detectar las causas del brote y mejore las condiciones a posteriori. Si el pez tenía heridas, verifique que las especies en su acuario sean aptas para vivir en conjunto.

Constipación

Síntomas: el vientre se abulta notablemente. Por estar constipado, no se alimenta ni defeca. Descansa sobre el sustrato muchas horas, ya que está debilitado. Puede resultar difícil distinguir esta enfermedad de la hidropesía. Causas: en la mayoría de los casos se debe a la sobrealimentación. También puede tratarse de una dieta incompleta o inadecuada para sus peces. Tratamiento: agregue al agua del acuario media cucharadita de té de sulfato de magnesio cada cinco litros de agua. Si los peces se recuperan, asesórese sobre los hábitos alimenticios de sus especies de peces.

Exophthalmia

Síntomas: el pez adelgaza y sus ojos sobresalen de sus órbitas. Causas: esta enfermedad, distinguida por los nódulos inflamados detrás de los ojos del pez, suele ser consecuencia de septicemia bacteriana o tuberculosis. Generalmente se observa un descuido severo de las condiciones del agua. Tratamiento: mejore la calidad del hábitat. El proceso de tratamiento es lento. Si no se recuperan es porque el origen del mal es tuberculosis. Éste último caso no tiene cura. No hay más alternativa que eliminar los peces infectados.

Piojos (argulus)

Síntomas: el pez frota su cuerpo contra las rocas en busca de alivio. En su piel aparecen diminutos parásitos agrupados en forma de discos planos. Causas: los piojos cuentan con ventosas que los adhieren al cuerpo del pez. Penetran en él para alimentarse de su sangre y poner huevos. Luego buscarán otros peces para continuar alimentándose. Tratamiento: traslade los peces infectados a un acuario de cuarentena. Utilice una pequeña pinza para remover los parásitos. Aplique antisépticos adecuados para las heridas del pez. En comercios especializados adquiera Metriponate y suministre al acuario principal 1,5 mg cada 4,5 litros de agua. Compre también un químico para matar larvas.

Parásitos intestinales

Síntomas: notará que peces que comen abundantemente adelgazan. En ocasiones traen los parásitos de su hábitat en la naturaleza. Los parásitos pueden verse salir por el ano. Causas: algunos gusanos intestinales ingresan en el organismo de los peces y se alimentan de su sangre. Tratamiento: solicite asistencia en un comercio especializado. Probablemente le suministren un antihelmíntico para incluir con el alimento. Aplique un químico sugerido para eliminar los parásitos del acuario.

Aletas dañadas

Síntomas: los peces con aletas muy desarrolladas son muy propensos a ésta enfermedad. Los bagres y especies con bigotes también. Se observa inflamación de los radios de las aletas. Posteriormente, las aletas se acortan y desflecan. Causas: esta enfermedad se debe a infecciones bacterianas por descuido severo de las condiciones del agua. También puede que otros peces estén mordiendo las aletas del pez afectado. Tratamiento: mejore la calidad del hábitat, tanto el agua como los peces. Traslade al pez al acuario de cuarentena y trátelo con bactericida Myxazin. También puede optar por el uso de violeta de genciana. Acuda a un especialista para que le aconseje sobre la dosificación de los productos.

Hexamitiasis

Síntomas: suele afectar a los Discus. Los poros sensoriales en la cabeza se llenan de pus. También los poros sensoriales próximos a la línea lateral. Otro indicador es la materia fecal larga y dura. Causas: los cíclidos y algunos anabántidos (o laberíntidos) albergan un parásito llamado Hexamita. Es inofensivo hasta que el pez tenga una baja de sus defensas naturales. Tratamiento: solicite asistencia en un comercio especializado. Probablemente le suministren Dimetronidazole. Aplique 100 mg cada 9 litros de agua en el acuario. El procedimiento correcto es extraer un par de litros del acuario, incorporarles la dosis total para el acuario y, una vez diluido, incorporar el producto ya diluido en el acuario.

Sanguijuelas

Síntomas: el pez frota su cuerpo contra las rocas en busca de alivio. En su piel aparecen diminutos parásitos con forma de gusanos. Es una enfermedad muy contagiosa. Causas: las sanguijuelas pueden llegar al acuario dentro de un pez nuevo. Los huevos de las mismas pueden llegar en rocas traídas de la naturaleza. Las sanguijuelas cuentan con ventosas que las adhieren al cuerpo del pez. Tratamiento: traslade los peces infectados a un acuario de cuarentena. Utilice una pequeña pinza para remover las sanguijuelas. Aplique antisépticos adecuados para las heridas del pez. En comercios especializados adquiera Metriponate y suministre al acuario principal 1,5 mg cada 4,5 litros de agua.

Enfermedad en vejiga natatoria

Síntomas: el pez afectado nadará panza arriba, invertido. No se mueve con naturalidad, parece torpe y se golpea con los objetos que lo rodean. Causas: esta enfermedad se debe a infecciones bacterianas por descuido severo de las condiciones del agua. También puede ser un problema congénito. Tratamiento: es poco probable que identifiquemos con exactitud el origen de la enfermedad. mejore la calidad del hábitat, especialmente el agua. Traslade al pez al acuario de cuarentena. Solicite el químico adecuado en un comercio especializado y aplíquelo tanto en el acuario principal como en el de cuarentena. Espere una semana, si el pez afectado no mejora, probablemente no lo haga luego. No quedará más que sacrificar al animal.

Acuario de cuarentena

Una pecera de 12 litros será adecuada (30x20x20 cm). No utilice placas de fondo, bastará con una fina capa de grava roja. Incluya una planta artificial y alguna roca para refugio. No decore el acuario, por obvias cuestiones de higiene. Coloque un pequeño filtro de esponja y un calefactor (siempre que se trate de peces tropicales).

El agua a utilizar de ser la misma del acuario principal. Si el pez está enfermo, lo que menos necesitará será un cambio de condiciones de agua. Puede que sus defensas no lo toleren. Es importante que éste acuario esté oscuro, quitará energía a los parásitos.

© Adrián Blanco 2005 – Prohibida la reproducción total o parcial de texto y/o imágenes sin consentimiento explícito por escrito del autor.

Temas relacionados

Uno de los principales motivos es descuidar los filtros suponiendo un gran peligro. Muchas veces el contacto con materia tóxica como nicotina puede ocasionar problemas. Otra cosa relacionada pero no tan frecuente tiene que ver con el exceso de oxígeno en agua que provocaría embolia cardíaca.

Sobre todo se debe a la ausencia de oxígeno disuelto en el agua. Los síntimas que tienen los peces es que nadan por la superficie buscando la capa de aire más superficial, aunque lo suelen hacer sin obtener resultados. La única solución a este problema es disminuir el número de peces del acuario, y por otro lado habría que comprobar el sistema de aireación del acuario.

3. Cambios de temperatura

Suele ocurrir cuando hay un cambio brusco de temperatura, y los síntomas que presentan los peces son que boquean en la superficie, nadan de forma bastante nerviosa intentan estar cerca del calentador de agua donde se producen los cambios más bruscos a la espera de que se estabilice su temperatura corporal.

La solución a este tipo de problemas es hacer un cambio de agua del acuario y procurar que el agua se encuentre con la misma temperatura. Por otro lado, habría que intentar no colocar el acuario donde haya corrientes de aire. dependiendo de su se trata de un acuario de agua dulce o salada, la temperatura varia bastante.

4. Virus y bacterias

A veces el acuario no está lo suficientemente limpio y puede causar estragos en la vida de los peces. Por otro lado, cuando muere un pez u otro ser que esté en el agua, hay que procurar quitar sus restos cuanto antes para no contaminarla. La enfermedad más común es la hidropesía, sobre todo la putrefacción bacteriana de las aletas.

5. Intoxicación por cloro

La causa viene directamente del cloro del agua y los síntomas que presentan los peces son la destrucción de las branquias, la decoloración y la palidez de la piel, los ojos hundidos, pérdida de la coordinación a la hora de nadar y espasmos.

Para poner remedio a estas consecuencias lo más fácil es intentar eliminar el cloro del agua antes de hacer los cambios de agua mediante productos específicos o dejando reposar el agua durante al menos 24 horas.

Enfermedades de los peces de agua dulce más corrientes

La mayoría de las enfermedades de los peces de agua fría, son comunes a las enfermedades de los peces tropicales, aunque algunas, debido a la temperatura del agua se pueden desarrollar mejor o peor.
Las enfermedades más comunes en los peces de acuario son producidas por:

    ParásitosHongosBacteriasVirus

6. Tuberculisis

Suena raro, pero en el mundo marino también existe. Los peces portadores el germen son la única fuente de contagio. por otro lado, la infección se transmite por la ingestión de material infectado. Los síntomas que se presentan son movimientos lentos, adelgazamiento, palidez de los colores, caída de las escamas, úlceras y deformaciones de las mandíbulas y también de la columna vertebral.

10. Branquimicosis

Es producido por los hongos Branchiomicosis sanguinis y Branchiomicosis demigrans. A esta enfermedad también se la conoce como la de la podredumbre de las branquias. Esta enfermedad sobre todo es común en las aguas que tienen mucha materia orgánica, con algas y temperaturas superiores a las 20 grados. Uno de los síntomas más comunes es la inapetencia o la asfixia. A simple vista las branquias se ven muy blanquecinas.

1.- Putrefacción de la aleta

La putrefacción de la aleta es una de las enfermedades comunes de los peces de acuario. También es una de las enfermedades comunes de los peces más tratables y prevenibles.

Las aletas se vuelven blancas, opacas, aparecen inflamadas, deshilachadas e incluso pueden llegar a sangrar . Si la erosión de la aleta continúa hasta la base, la enfermedad podría llegar a ser mortal.

Ambiental, Cuando los peces no se ven saludables, se ha producido ya un daño a la aleta . Factores tales como: la superpoblación, pellizcos de las aletas, mala calidad del agua y mala calidad de los alimentos pueden contribuir a la causa de la putrefacción de las aletas.

Tratamiento:

Puedes utilizar medicamentos anti-bacterianos disponibles. Además realizar cambios de agua y añadir sal de acuario te ayudará. Los medicamentos cloranfenicol, oxitetraciclina y tetraciclina son buenas opciones para ayudar a curar la putrefacción de la aleta.

2.- Desorden de la vejiga natatoria

El trastorno de la vejiga natatoria se ve más comúnmente en Bettas y Goldfish pero puede ocurrir en cualquier especie de peces . Cuando un pez tiene trastorno de la vejiga natatoria, la vejiga natatoria no funciona normalmente debido a defectos físicos o enfermedad. Las cosas que afectan a la vejiga contribuyen específicamente al desorden de la vejiga natatoria.

Comenzarás a ver problemas con la flotabilidad del pez . Puede comenzar a hundirse en el fondo o flotar al revés. Además parece tener un vientre hinchado y lucha con la natación y el equilibrio.

Las causas más comunes son la compresión de la vejiga natatoria por otros órganos que se agrandan. Es decir, un estómago agrandado de demasiado aire o comer en exceso. Las causas menos comunes incluyen: tener un hígado agrandado, intestino agrandado o riñones agrandados. Las bacterias o parásitos , así como problemas mecánicos y defectos de nacimiento también pueden causar trastorno de la vejiga natatoria.

Prevención:

Para prevenir el Trastorno de la vejiga natatoria, mantén tu tanque limpio y realiza cambios de agua programados . Descongela y remojar los alimentos antes de la alimentación y definitivamente evita la sobrealimentación. Esta es una de las enfermedades comunes de los peces de acuario.

Los Flukes consisten en diminutos parásitos semejantes a gusanos que entran en la piel, branquias y otras partes del cuerpo del pez. Esta es otra de las enfermedades comunes de los peces.

Puedes notar que tus pecesse rascan contra objetos en el tanque. También se pueden ver capas de mucosidad o limo sobre las branquias o el cuerpo, lesiones, pequeñas manchas de sangre. O branquias con movimiento rápido, masticación de aletas o branquias, piel roja, peces descoloridos o pálidos o con respiración rápida.

Tu pez puede mostrar signos de letargo, natación intermitente, respiración superficial o movimiento mínimo.

Malas condiciones de agua, hacinamiento, compañeros de tanque incompatibles y estrés.

La Prevención es la clave

Tratar con las enfermedades comunes de los peces no es divertido , y estamos seguros de que no quieres ver a peces sufrir o pasar por estrés. La prevención es la clave para asegurarte de que tus compañeros de tanque tengan vidas largas y felices.

Recuerda comprar peces que estén libres de todos los signos de estrés y enfermedad. Al elegir un pez para comprar, tómate tu tiempo para asegurarte de que los otros peces en el tanque son saludables.

Sería una buena idea incluso colocar todos los nuevos peces en un tanque de cuarentena durante 2 semanas. Esto para asegurarte de que tu recién comprado pez no va a traer nuevos parásitos y contaminar tu tanque.

Si compra nuevas plantas, asegúrate de que estén limpias antes de colocarlas en tu nuevo tanque. Mantén los movimientos y manipulación al mínimo cuando compres nuevos peces para reducir el estrés.

Evita cambios drásticos en el agua, mantén el tanque limpio y los parámetros de agua estables. Alimenta a tus peces una dieta saludable y ten cuidado de no sobre poblar tu tanque. Todo esto te ayudará a prevenir las enfermedades comunes de los peces.

Enfermedades producidas por parásitos

Cuando los peces de son atacados por parásitos suelen perder el apetito, se vuelven más inactivos y en algunos casos se frotan contra las paredes del acuario o los elementos decorativos.
Sabremos que estamos ante el ataque de un parásito, porque apreciaremos cambios morfológicos: exceso de mucosidad en la piel, manchas y en algunos casos, unos antiestéticos gusanos.
Conviene empezar un tratamiento lo antes posible con el medicamento correcto, para evitar el peor desenlace posible: la muerte del pez.

Enfermedades por hongos en los peces de agua fría y peces tropicales

Las enfermedades por hongos pasan bastante desapercibidas en un primer momento, ya que no tenemos evidencias físicas de la enfermedad al principio.
Sabemos que algo les pasa a nuestros peces porque su actitud ha cambiado, se están comportando de forma diferente a la habitual.
Con el tiempo si aparecen las alteraciones físicas, el hongo llega a la superficie de la piel y se hace visible como unos copos de algodón.
Hay como 35 especies de hongos acuáticos diferentes, aunque son dos géneros los que habitualmente atacan a los peces de acuario: Saprolegnia y Achlya.
No importa conocer o reconocer cual es el que está atacando a nuestros peces, ya que la sintomatología es similar y el tratamiento también.
Síntomas
Los hongos atacan a los peces de acuario cuando se produce un debilitamiento de la mucosa que los recubre, que puede ser debido a diversas circunstancias, como una mala calidad del agua provocada por un aumento de nitratos, o la debilidad del ejemplar por otras enfermedades.
A veces se producen ataques por hongos después de haber sufrido el punto blanco, o cualquier tipo de ataque bacteriano.
El primer síntoma es un cambio de comportamiento del pez. En ese momento deberíamos observar con detenimiento todo su cuerpo, para descubrir que sucede.
En uno o dos días, el hongo comienza a crecer hacia el exterior, podremos ver pequeñas manchas blancas, que luego pasarán a ser como copos algodonosos o largos filamentos parecidos a la lana, dependiendo del tipo de hongo.
Tratamiento de los hongos en el acuario
Para tratar los hongos en el acuario, cuando se encuentran en su fase inicial, se pueden hacer dos tratamientos: uno tópico dirigido a tratar localmente al pez afectado, si sabemos donde está localizado el hongo, y otro para realizar baños medicinales.
En el primero usaremos dicromato de potasio o permanganato de potasio, aplicando directamente sobre la zona afectada. Utilizaremos una solución del producto en agua.
Para el segundo tratamiento utilizaremos azul de metileno disuelto en agua, realizaremos baños, que aunaremos con baños en agua con sal gruesa.
Una vez que los hongos son visibles, utilizaremos un acuario-enfermería, en que disolveremos tripaflavina para tratar a los peces.
Si el hongo a afectado a la mayoría de los peces, conviene retirar todos los elementos decorativos y desinfectarlos. El acuario se desinfecta con fung >

  • Contiene un (1) API bettafix antibacterias y antifúngico peces Betta infección y hongos Remedy 1.7-ounce botella
  • Cura las infecciones bacterianas, reparación dañado aletas, ulcers, y abrir las heridas y promueve el crecimiento de las aletas
  • Dulces recién incorporado pescado para reducir el riesgo de enfermedad brote y curar las heridas y lesiones en los tejidos
  • Contiene curación Melaleuca, una variedad de árbol de té

Enfermedades en el acuario causadas por bacterias

Las enfermedades infecciosas causadas por bacterias suelen detectarse porque los peces se vuelven inactivos, pierden el color, muestran aletas deshilachadas, se les hincha el cuerpo, se les nublan los ojos, aparecen con abscesos, enrojecimiento o inflamación de las aletas y dificultad para respirar.
Un pez herido puede ser afectado por bacterias, por eso conviene tratarlo con mucho cuidado, así como al resto de los peces del acuario, que pueden verse afectados por el producto que utilicemos para su curación.

Enfermedades de los peces de acuario causadas por virus

Las enfermedades por virus son casi imposibles de detectar y tratar. Mientras que para el resto de las enfermedades por hongos, bacterias o parásitos hay una gran documentación y tratamientos, para los virus no.
Para prevenir la aparición de cualquier tipo de ataque por virus en el acuario, siempre que compremos ejemplares nuevos, tienen que pasar por su periodo de cuarentena.
En el caso de que tengamos claro que uno de nuestros peces ha sido atacado por un virus, lo mejor es ponerlo en un acuario de cuarentena, vigilarlo y llevarlo a un experto que nos pueda certificar que es así.
Probablemente tengamos que deshacernos del ejemplar.

Pin
Send
Share
Send
Send